Cuando el bebé tiene 8 meses de edad se experimenta una etapa de vida que nos da un poco más de libertad en la alimentación, debido a que, frente a cualquier situación, le puedes dar a tu bebé una gran variedad de alimentos, incluso puedes llevarlo a comer fuera de casa sin que sea necesario tener una licuadora en la mano. Todos actualmente tenemos una vida agitada en la cual nos toca hacer diversas cosas al día, salimos a la calle con nuestros bebés y no podemos determinar a qué hora llegamos, las horas pasan y el tráfico no ayuda por lo que estamos obligados a comer por fuera.

Uno de los muchos alimentos de emergencias que te sirven para estas ocasiones es el plátano o cambur, sobre todo en aquellas ocasiones que están cerca de su casa o el lugar a donde vayan a comer pronto, también puedes probar una lonchera cooler con la comida ya lista solo para calentar si van a alguna casa, si te encuentras en un restaurante podrías pedirle a tu bebé pollo a la plancha, o tal vez hervido con legumbres cocidas, al igual que un puré de papa puede ser ideal, si te encuentras en una cafetería también podrías darle a tu bebé pan sin semillas acompañado de un queso suave.

Debes saber que a los 8 meses se inicia una etapa en el desarrollo de tu pequeño realmente importante, por lo cual la alimentación que vas a administrar debe ser la adecuada para que de esta forma crezca fuerte y sano, ha llegado el momento de combinar la leche materna o el biberón con diversos alimentos en estado sólido, con el cual él mismo pueda toquetear y explorar, debes recordar que durante esta nueva etapa de la vida se convertirá en un explorador con mucho interés por todo lo que rodea.

Los bebés muestran algunas señales que te van a indicar que tu pequeño niño se encuentra preparado para dar un paso y evolucionar su dieta, tales como: es capaz de mantener su equilibrio, bien sea con la cabeza erguida o sentado en su silla especial para comer, o tal vez masticar todos sus alimentos, sus ojos ávidos van a empezar a mostrar interés por toda la comida, se niega en rotundo a abrir boca o desea probar muchas cosas nuevas, quizás es capaz de pinzar las cosas con sus propios dedos, para llevárselo o sostenerlas todo a la boca, debes observar con detenimiento a tu hijo y consulta a tu pediatra para que confirmes que ha llegado el momento de cambiar por completo su alimentación.

A su vez a partir de los 8 meses de edad tienes la oportunidad de adicionar nuevos alimentos en la dieta del pequeño, no obstante debes combinar este cambio alimenticio con algunas tomas de leche o complementarlo con biberón, lo que se recomienda es seguir con al menos unas 3 y 5 tomas de leche al día pero todas ellas en pocas cantidades. Para empezar en su alimentación nueva y siempre siguiendo las instrucciones del pediatra, puedes darle a tu bebé trozos pequeños de queso blanco con textura blanda, estos quesitos son ideales y tienen que ser los primeros en ser tomados antes de la leche de vaca, pues al pasar por un proceso de fermentación se vuelve más digeribles.

Por otra parte puedes incluir ciertos cereales, como la cebada, el trigo, la avena o el arroz dentro de la papilla que le das por las mañanas, esto será un alimento perfecto para ellos, al mismo tiempo puedes incluir dentro de su dieta especial como el plátano, melocotón y la pera, al igual que verduras como zanahoria cocida, patata, calabacín o el boniato, por ello triturarlo todo en una papilla para que sea un poco más sencillo de digerir, pues debes recordar que el pequeño todavía no cuenta con sus dientes en absoluto, eso sí tienes que experimentar con los alimentos, los coja y saboree, para ello puedes darle galleta, trozos pequeños de fruta o molla de pan.

Ahora debes incorporar en pequeñas cantidades, purés con carne de ave, carne roja o pescados sin espina. A pesar de que ya puedes cambiar su alimentación debes recordar que todavía está pequeño, por lo que todo debe ir lentamente siempre agregandolo en forma de puré o papilla, también tienes que ser consciente de que las cantidades deben ser pequeñas, pues su estómago no se encuentra desarrollado del todo como para consumir demasiado alimentos.

La alimentación del bebé a los 8 meses

Cuando él bebe tiene ocho meses se experimentan una gran cantidad de cambios en su dieta, ya hay que comenzar a establecer un horario para comenzar a educar al niño a comer a las horas. A esta edad se permite que la dieta sea mucho más variada, pero también que sea equilibrada, para que estos puedan obtener de ahí todos los nutrientes y proteínas que necesita para crecer de forma saludable.

Las carnes y las verduras llegan a los platos de tus bebés abriendo una abanico súper amplio de posibilidades, los huevos también se suman a la fiesta al igual que las frutas y el pan.

Durante el día se le debe hacer tres comidas principales al igual que con los adultos, puedes durante las horas de la tarde hacer al menos una merienda o alternar un biberón o leche materna.

Desayuno

En los pequeños, al igual que en los adultos el desayuno es de suma importancia, debe hacerse con mucha cautela y en un espacio tranquilo, para esta hora es ideal que alimentes a tu niño con leche materna, recuerda que pase lo que pase esta nunca debe ser erradicada de la dieta, pues es la que la dará al pequeño todos los nutrientes que necesita para crecer de forma saludable. Otra opción para el desayuno es un biberón hecho de leche de crecimiento, estos deben tener cereales de gluten para que tengan más valor nutricional.

Es importante que en el desayuno se le dé una buena dosis de fruta, la banana es una buena opción ya que contiene una dosis saludable de azúcar que se equilibra con sus valores proteicos.

Las papillas o compota de fruta siempre pueden tomarse en el desayuno, hará que este comience el día lleno de mucha energía y vitalidad cumpliendo así con sus requerimientos diarios. Recuerda que este es el alimento más importante del día y no se debe pasar por alto, pues de ser así se perderían una gran cantidad de nutrientes importantísimos para el crecimiento saludable de tu pequeño.

Comida

Para esta edad tus mejores amigos serán los purés y las sopas, como el niño aún se encuentra en crecimiento puede que no tenga muchos dientes, por lo que necesita cosas que sean fáciles de digerir, para eso llegan los purés, estos son muy versátiles pueden ser de prácticamente cualquier verdura. Para esta edad te recomendamos las papas, el brócoli, la calabaza, la zanahoria y la batata.

Las proteínas deben volverse protagonistas del almuerzo, para esta edad puedes incluir huevos, te recomendamos que lo hagas revueltos o sancochados, acompañados de un buen puré. El pollo, también es una increíble opción, cocínalo sancochado sin muchos condimentos, igual inclúyelos en las sopas y licúalos. La ternera y el pavo son  dos opciones más a considerar. Ten cuidado con la clara del huevo pues puede ser un poderoso alérgico. Después de dar la comida puede incluir como postre un yogur o un poco de leche.

Merienda

Para media tarde es importante darle una merienda, puedes para esto hacer una papilla de

galletas y frutas, suele ser muy delicioso y bueno para su estómago. Cuando ya creas que es el momento indicado agrega jugo de naranja sin demasiada azúcar.

Ten en cuenta que debes darle leche materna a tu pequeño unas 5 veces al día y que debes evitar las frutas como la fresa, el melocotón y el albaricoque, así como frutas tropicales y el melón puedes tienden a ser muy alergénicas.

Cena

Para la cena puedes darle otro puré u optar por una rica papilla de cereales y una toma de leche materna.

Horarios para alimentar a tu bebé de 8 meses

Establecer un horario para tu bebé realmente es una decisión muy personal, pues debes tener en cuenta no solo sus necesidades, sino la de toda la familia, una vez que reconoces y descifrar la señales que te da tu pequeño es muy fácil crear una rutina en la que la alimentación, el sueño y el tiempo de ocio tengan un equilibrio perfecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here