Si algo hemos aprendido a lo largo de la vida, es que todo en exceso es malo y el ácido úrico no se escapa de esto. Cuando existe un elevado contenido de este en sangre, se originan enfermedades como la gota. Con el paso del tiempo esta enfermedad fue aumentando dentro de la población y en la actualidad tiene una prevalencia del 5% entre los hombres mayores de 70 años, según una estadística realizada por la Sociedad Española de Reumatología (SER).

¿Qué es la hiperuricemia?

La hiperuricemia se presenta cuando tenemos el ácido úrico elevado en la sangre, dándole origen a un padecimiento muy temido: el ataque de gota. Este se produce al depositarse ácido úrico en las articulaciones provocando un alto grado de dolor, el cual dificulta la posibilidad de movimiento o articulación del miembro afectado.

Manteniendo una buena alimentación recomendada y estudiada por un dietista o nutricionista de acuerdo a las necesidades del paciente, se puede conseguir disminuir los niveles de ácido úrico en la sangre, posibilitando su control a fin de evitar los ataques de gota. El organismo humano es muy inteligente, por lo que siempre intenta protegerse de las sustancias que intentan causar daño a los órganos vitales. Por lo tanto, cuando el ácido úrico está muy elevado en la sangre, podría  resultar peligroso para el cuerpo, ya que este envía el exceso lo más lejos posible de los órganos vitales y del corazón, seleccionando las extremidades. De esta forma, el ácido se acumula en las articulaciones de los dedos de los pies y las manos, siendo un desencadenante para la gota. Muchas personas dicen que sufrir de este dolor es como sentir una quemadura.

¿Por qué aumenta el ácido úrico en sangre?

El ácido úrico puede elevarse debido a varios factores endógenos, los cuales son producidos por el cuerpo, o exógenos, que son adquiridos a través de la alimentación. Si queremos entender cómo funciona el metabolismo del ácido úrico, debemos conocer que: el ácido úrico se forma a partir de las purinas, de quienes son responsables la Xantina y la Hipoxantina. Las purinas son producidas por el mismo organismo, ya que éste las elabora, pero mayormente se obtienen de los alimentos que la contienen. El cuerpo puede regenerarse constantemente, por eso sólo existe una vía de recuperación, donde las purinas son recicladas por el propio organismo. En situaciones normales, una parte de las purinas se utilizan para regenerar las células del organismo, mientras que la otra parte se elimina en forma de ácido úrico.

El problema se presenta cuando la eliminación natural del ácido úrico a través de la orina es muy pobre. Por esta razón, tener exceso de ácido úrico y no eliminarlo, determina su concentración en la sangre y provoque la hiperuricemia, por lo tanto la cantidad que debe continuar circulando en la sangre es limitada, dando inicio a dos problemas comunes: la acumulación de ácido úrico en las articulaciones, en forma de cristales que puede causar un ataque de gota, o la cristalización del ácido úrico en la orina formando esas molestas piedras en el riñón.

¿Como podemos reducir el ácido úrico de nuestro organismo?

Si queremos minimizar el ácido úrico, debemos tomar en cuenta muchos factores en nuestra alimentación, los cuales podemos manejar como beneficiosos. Es necesario actuar tomando en cuenta los factores que influyen en la formación del ácido úrico, así como también de la eliminación del mismo del organismo.

Para incrementar su eliminación por la orina, podemos estudiar la influencia del pH del organismo para reducirlo y si el ácido eliminado no es mucho, se corre el riesgo de que se formen piedras en el riñón.

¿Qué alimentos producen ácido úrico?

El ácido úrico funciona como una sustancia química que no puede ser diluida con facilidad, característica que le permite ser difícil eliminación del cuerpo. Tu alimentación es la base crucial para evitar padecer de la gota, por lo tanto nos preocupamos para mostrarte los alimentos capaces de causar gota a quienes lo consumen, ¡toma nota! y mejora tu estilo de vida:

Mariscos

Si existe una gran fuente de purina, los mariscos son su mayor representante, por lo que se debe moderar su consumo. Excluirlo de la dieta es lo mejor que se puede hacer o consumirlos en muy pequeña cantidades ya que dañan el cuerpo completamente. Entre los que más contienen purinas y por ende tienden a ser dañinos para el cuerpo, encontramos los camarones, la langosta, los langostinos, las gambas, el cangrejo, los mejillones, las almejas, las ostras y vieiras. No importa si son consumidos frescos o enlatados, de igual forma la cantidad de purinas que contienen se mantiene intacta, aumentando así el ácido úrico en la sangre, lo que no es para nada saludable.

Pescado azul

Los pescados azules como la sardina, el atún o el salmón, también son extremadamente nocivos para el cuerpo. Por este motivo se deben evitar siempre que se pueda. Estos contienen una cantidad muy grande de purinas y además mercurio, lo que es malo para el cuerpo a largo plazo.

El arenque se trata de una especie de pescado que, a diferencia de los mariscos y otros pescados, pueden ser permitidos en pequeñas cantidades. Sin embargo, este se encuentra más que prohibido para los pacientes que posean gota.

Carne roja

Esto es gracias a una gran cantidad de purinas, además de diversos componentes que son capaces de producir colesterol o un radical aumento de peso. Por lo tanto, es preferible consumir carne blanca. Muchos especialistas aconsejan eliminar por completo la carne de cerdo, pero una pequeña porción de carne vacuna cada semana es aceptable.

Pavo

Al igual que otras aves de consumo habitual, son ricas en purinas, por lo tanto, lo ideal es eliminarlo de la dieta si se quiere tratar la gota. Los propensos a esta enfermedad han podido disminuir la ingesta de animales de campo o de origen silvestre, por lo tanto las opciones más seguras son el pollo y el pato, preferiblemente la pata de los mismos.

Embutidos

Los embutidos son los mejores amigos del ácido úrico, pues este tipo de alimentos nos podrían enviar directamente a la clínica con el ácido úrico por los cielos. Las salchichas, el chorizo, las butifarras y el salchichón son muy peligrosos para nuestro cuerpo. Es mejor inclinarse por opciones mucho más saludables como el jamón de pollo.

Hígados

Los hígados, juntamente con las mollejas y los riñones, producen grandes cantidades de ácido úrico. Además, no son buenos alimentos para la salud en ningún otro aspecto.

Verduras y legumbres que aumentan el ácido úrico

Las legumbres, como las lentejas, las alubias y los garbanzos, poseen un alto contenido de purinas, lo que las convierte en detonadores del ácido úrico. Por otra parte, las verduras como el coliflor, las espinacas, los puerros, rábanos y espárragos deben ser consumidos con moderación.

Cereales Integrales

Aunque parecen muy saludable, la verdad es que no lo son. El pan integral tiene la misma cantidad de azúcar que un pan blanco normal. Además, los cereales que no sean avena, también deben ser limitados en los pacientes que sufren de gota.

Cerveza

Se ha comprobado que la cerveza tiene la capacidad de aumentar el doble la posibilidad de sufrir gota en aquellas personas que son vulnerables a esta clase de enfermedad. Esto se debe a dos razones: aumenta el nivel de ácido úrico dentro del organismo y no permite que el cuerpo pueda limpiar las sustancias que la componen de forma sencilla. Un buen sustituto es el vino. Con solo una copa en la cena es más que suficiente.

Bebidas con azúcar

Se debe evitar por completo toda clase de refrescos que posean fructosa o jarabe de maíz, también debe eliminar las gaseosas ditéticas y los zumos envasados. Esta clase de bebidas poseen muchos edulcorantes capaces de causar una mayor producción de ácido úrico, ya que la ingesta de esta clase de bebidas a diario aumenta el riesgo de padecer gota en las mujeres.

Evitando en la medida de lo posible estos alimentos, es difícil que tengamos un nivel alto de ácido úrico en nuestra sangre y por lo tanto disminuimos la posibilidad de padecer un ataque de Gota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here