La diabetes se ha convertido en una enfermedad muy común en los últimos tiempos y para tratarla es importante cumplir un plan de alimentación balanceado para mejorar y mantener una excelente calidad de vida. La dieta recomendada para los diabéticos consiste básicamente en el consumo controlado de carbohidratos y azúcares de absorción rápida, esto es esencial para evitar problemas graves, como lo es la subida del nivel de glucosa en la sangre. Si sufres de diabetes debes tener siempre presente que existen alimentos que son permitidos, pero se debe mantener un control en el consumo de los mismos.

Los alimentos permitidos son bastante amplios, derribando los conceptos erróneos de quienes sufren de está enfermedad, quienes creen que tienen las opciones alimenticias limitadas. No está permitida el azúcar, muchas grasas malas y la sal. Todas las demás alternativas se pueden incorporar en la dieta, solo se debe prestar atención a lo que contengan los alimentos, para saber cuáles consumir en menor cantidad o restringir definitivamente.

Dentro de los alimentos que se pueden consumir al padecer de diabetes siempre se hace mención de los endulzantes sin calorías, ya que los azúcares y los alimentos que la contengan están totalmente prohibidos pero se pueden reemplazar por endulzantes sin calorías como lo son el azúcar de caña o la miel, evitando los caramelos y postres altos en azúcar. Una de las opciones más utilizadas es la Stevia que se puede incorporar en reemplazo del azúcar normal sin problemas.

Las harinas integrales son alimentos que se pueden incorporar en dicho régimen alimenticio pero evitando las harinas blancas. Entre las harinas que se puede consumir encontramos la avena, el salvado y harinas de cereales, que contienen las proteínas que necesita el organismo. Por otro lado, las verduras se convierten en uno de los aliados principales para los que sufren de diabetes ya que son un grupo extenso y que aporta mucho sabor a las comidas, sin agregar muchas calorías y sin subir los niveles de glucosa, además de que poseen una gama amplia de preparaciones y platillos.

Las frutas no se deben eliminar de forma definitiva de la dieta, éstas se pueden incluir en gran parte de la misma, pero se debe tener sumo cuidado y limitar el consumo de plátanos, uvas, mangos, nísperos, piñas y sandías ya que su contenido de azúcares es alto y deben ser ingeridos con moderación. El resto de las frutas no tienen problemas a la hora de consumirse. Las carnes deben ser bajas en grasas o carnes blancas como el pescado, el pollo, el pavo y los mariscos.

El cuerpo necesita de ácidos grasos por lo que se pueden integrar aceites y mantequillas de canola y oliva en el consumo diario sin preocupaciones. Las personas con diabetes deben prestar especial atención a los alimentos, ya que es necesario asegurar un equilibrio entre los alimentos, la insulina y los medicamentos que se le han indicados, así como realizar alguna actividad física diaria o ejercicios, pues esto ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Todas las indicaciones anteriores pueden parecer mucho trabajo pero si cuentas con ayuda de un médico o nutricionista, se puede conservar una excelente calidad de vida sin dejar que la diabetes sea un impedimento para llevar una vida normal.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here