La testosterona tiene mucha importancia en la salud tanto de las mujeres como la de los hombres, ya que es la hormona que aumenta el sentimiento de bienestar, ayuda a desarrollar músculo magro, aumenta la libido y el placer sexual.

El cuerpo humano necesita nutrientes específicos para producir las cantidades adecuadas de testosterona. Ésta hormona trabaja de forma independiente con respecto a otras hormonas para mantener una salud óptima y lo mejor, es que se pueden aumentar de forma natural los niveles hormonales, ayudando de esta forma al cuerpo a equilibrar sus sistemas.

Muchas veces se le relaciona con los hombres, pero es igual de importante para la mujer. A medida que se envejece, el nivel de testosterona producido naturalmente por el cuerpo puede disminuir pero también podemos sumarle a ello factores medioambientales como la exposición a medicamentos con estatinas, los herbicidas, entre otros, que hacen que la producción de hormonas disminuya. Para los hombres, un nivel bajo de testosterona se relaciona con un agrandamiento de próstata, pérdida de cabello y algunos tipos de cáncer.

Las mujeres por naturaleza, tienen niveles más bajos de testosterona ya que su cuerpo es más sensible a dicha hormona y su salud depende del balance entre la progesterona, los estrógenos y la testosterona.

Para producir testosterona el cuerpo necesita muchos nutrientes diferentes, y entre los que se requieren con más frecuencia se encuentran el zinc y la vitamina D3. El zinc es un mineral esencial que está presente sólo en ciertos alimentos como las semillas de calabaza, el chocolate amargo, el ajo, las semillas de ajonjolí, las semillas de sandía, el germen de trigo, las semillas de calabacín, los garbanzos, entre otros y su bajo índice da como resultado algunos síntomas asociados con alergias o aumentando el nivel de sensibilidad ante reacciones alérgicas entre otros numerosos procesos que debilitan el funcionamiento óptimo del cuerpo. De forma distinta ocurre con la vitamina D, pues el cuerpo la puede fabricar cada vez que la piel se expone al sol, aunque muchas personas carecen de ésta vitamina por la cantidad de horas que pasan sin exponerse a los mismos debido a distintas razones.

El estrés es un asesino de la testosterona, ya que cuando el cuerpo lo experimenta, éste produce cortisol, una hormona segregada por las glándulas suprarrenales que reduce los efectos de la testosterona.

Algunos elementos que se pueden agregar a la dieta para mantener los niveles de testosterona en orden son los siguientes:

La granada posee niveles altos de antioxidantes, vitamina A, C, E y hierro, por lo que se pueden aumentar los niveles de testosterona entre 16 y 30% sólo tomando un jugo de granada al día, que además mejora el ánimo y aumenta la líbido. El aceite de oliva extra virgen es un concentrado poderoso para aumentar la testosterona, quienes lo consumen diariamente observan un aumento entre 17 y 19% en los niveles de la hormona en un lapso de tres semanas aproximadamente.

Las ostras son conocidas en el mundo como un alimento que aumenta la líbido, pues poseen altas concentraciones de zinc, así mismo, podemos mencionar las anchoas, sardinas, salmón silvestre y anacardos. El coco es una fuente saludable de grasa saturada, que ayuda a una mayor producción de las hormonas. El coco ayuda al cuerpo a producir colesterol bueno, a reducir la grasa corporal y a mantener el peso, siendo ésta una forma de mejorar la producción de testosterona. Las semillas de calabaza también se pueden incluir en la dieta, limitando su consumo a una cucharadita diaria.

1 Comentario

  1. Me encantó lo que compartiste,sobre todo lo de los alimentos que uno debe consumar .Lo voy combinar con lo que estoy haciendo( bit.ly/2MR0nex ) para mejorar mi resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here