El colesterol es una molécula grasa necesaria para la vida y que podemos encontrar tanto en la sangre como en las células de las personas y animales. La sangre es un medio acuoso, por lo tanto una grasa como el colesterol no puede circular de forma libre a través de ella. Por este motivo el colesterol viaja dentro del cuerpo acompañado de las lipoproteínas. En función del tipo de lipoproteína es que podemos distinguir el colesterol bueno del malo.

El colesterol malo o LDL es el que circula por la sangre a disposición de las células y cuando una célula necesita el colesterol lo tiene disponible. El colesterol bueno o HDL es el que viaja en dirección al hígado y al llegar es metabolizado, es por ello que cuanto más alto sea el colesterol HDL es mejor, ya que indica que el cuerpo eliminó el colesterol de la sangre.

El colesterol total es la suma del colesterol HDL y LDL y es recomendable que no supere los 200 mg/dl. Las causas más comunes de problemas por colesterol pueden ser en muchas ocasiones determinantes genéticos, donde el cuerpo produce más colesterol del deseado, situación que es padecida por muchos miembros de la misma familia y es denominado Hipercolesterolemia familiar.

Los malos hábitos alimenticios también pueden contribuir, una dieta alta de grasas saturadas y azúcares, que no incluye muchas verduras, frutas y grasas insaturadas. Tener obesidad, diabetes, el tabaco y la falta de actividad física también pueden traer como consecuencia problemas de colesterol.

Dentro de los alimentos que no contienen colesterol y deben formar parte de tu dieta diaria, podemos mencionar todas las verduras y hortalizas, los tubérculos y cereales como arroz, pasta y patata sin importar que sean integrales o refinados. Todas las frutas y los frutos secos también son beneficiosos. Las legumbres como las lentejas, habas, garbanzos, alubias, guisantes, etc. Las carnes que tienen menor cantidad de colesterol son las blancas como el pollo, pavo y conejo sin piel. Los pescados igualmente deben ser blancos sin viseras o cabezas como la merluza, lenguado, dorado, rape, atún. Los mariscos recomendados son la carne de sepia y calamar, así como la cola de gamba y el langostino. Del huevo es mejor la clara y de los lácteos se pueden consumir quesos, leche y yogures desnatados.

Para reducir el colesterol además de incluir los alimentos anteriormente mencionados, se debe prestar atención a la hora de realizar las comidas, sobre todo si existe sobrepeso, y así poderlo corregir.

De igual manera, es necesario ingerir alimentos que favorezcan la reducción del colesterol en sangre. Está dieta debe ser rica en fibra, ya que disminuye la absorción de colesterol en el intestino. Los ácidos grasos insaturados aumentan el colesterol bueno o HD, así mismo los antioxidantes, sobretodo los ricos en vitamina C y E.

Todas estas recomendaciones deben incluir actividad física que puede ser caminar, subir escaleras, utilizar la bicicleta y demás para mantener un equilibrio entre la comida y el ejercicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here