Se define como lactosa a el azúcar que se encuentra presente en la leche de todos los mamíferos, este es un disacárido que se forma por medio de dos moléculas: glucosa y galactosa, luego de haberse ingerido por la vía oral es absorbido por el intestino delgado, lugar del cuerpo en donde bajo condiciones normales debe ser absorbido a través del torrente sanguíneo, aprovechada para el correcto funcionamiento de nuestras células. Para que de esta forma nuestro organismo sea capaz de absorber sin problemas a la lactosa, se hace necesario que se desdoble, lo que quiere decir que sus moléculas se separen y se absorban por separado.

Quien es la encargada de procesar este desdoblamiento es la lactasa, la cual no es más que una enzima creada por nuestro organismo especialmente con dicha función, las personas que se catalogan como “intolerantes a la lactosa”, son las que poseen un organismo incapaz de generar a dicha enzima, o tal vez la producen pero no en cantidades necesarias para desdoblar la lactosa y finalmente esta sea absorbida. Si la lactosa no puede ser absorbida por el intestino delgado, esta pasa directamente al intestino grueso en donde las bacterias pertenecientes a la flora intestinal del colon van a intentar fermentarlas, liberando entonces gases diversos y provocando síntomas típicos como diarreas ácidas, dolor de barriga, flatulencias, hinchazón, vómitos o espasmos que pueden generar, cansancio, nerviosismo, trastornos del sueño e irritación.

Muchas son las personas que a medida que crecen van desarrollando poco a poco una intolerancia a la lactosa, lo cual significa que el cuerpo es incapaz de digerir de forma adecuada a la lactosa y genera síntomas gastrointestinales una vez que consumes leche o sus derivados, es cierto que todas las personas son diferentes, algunas pueden consumir alimentos con lactosa sin presentar algún efecto pero otras no, si eres un intolerante entonces es importante que limites ciertos productos en tu dieta, para que de esta forma evites sentir dolores estomacales, inflamación o incomodidad.

A continuación te mostramos una lista de aquellos alimentos que son ricos en lactosa:

  1. Lácteos: leche completa y bebidas que se encuentran a base de leche,  crema de leche y crema de café, queso, mantequilla, pudines, helados cremosos, salsas, sopas de cremas, yogur y más, dentro de este grupo se incluyen los alimentos que son elaborados con leche, como por ejemplo: macarrones con queso, postres lácteos, margarina y salsa bechamel.
  2. Alimentos con ingredientes aditivos como la lactosa: suero, suero en leche, suero en polvo, grasas de leche, monohidrato de lactosa, entre otros, ciertos medicamentos, dentífricos y complejos vitamínicos.
  3. Alimentos con pocas cantidades de lactosa: pan y productos creados en la panaderías, aderezos de ensaladas, cereales para el desayuno, chocolate con leche, caramelos, tallarines, panquecas, galletas, flanes, ponches a base de leche, cereales para el desayuno y algunas sopas instantáneas.

Todas las personas que sean intolerantes a la lactosa deben evitar por completo todos los alimentos aquí expuestos, la intolerancia a la lactosa posee algunos síntomas claves como: gases, calambres, distensión abdominal, diarrea aprox media hora después de consumir productos lácteos y náuseas. La intensidad de los síntomas va a depender de la cantidad de lactosa que sea capaz de tolerar la persona, debido a que algunos pueden consumir grandes porciones y otras personas no, también depende del proceso de digestión y la edad que posea la persona.

Actualmente contamos con una amplia gama de alimentos deliciosos, pero alguno de ellos poseen lactosa en su interior sin que lo notes, si deseas saber cuales son los alimentos procesados que poseen lactosa en pequeñas cantidades  una vez que realices la compra, entonces debes leer con detenimiento los ingredientes que están reflejados en las etiquetas, dentro de estos alimentos se incluyen: turrón, queso, suero, cuajada, yogur, leche en polvo y sólidos lácteos secos.

Sin embargo, ser intolerante no es sinónimo de que debas abandonar por completo a los lácteos o a su sabor especial, pues en la actualidad se cuenta con una gran variedad de productos capaces de sustituirlos a la perfección, como por ejemplo la leche sin lactosa o deslactosada, como principal sustituto de la leche común, pero si eres un intolerante a los lácteos y deseas un sustituto de la leche que sea vegetal, entonces también tienes otras opciones que puedes considerar, tales como: leche de soya, arroz, coco, chufa, alpiste, ajonjolí, avellanas, calabaza y leche de almendras.

En consecuencia de que la intolerancia a la lactosa puede poner la vida de muchas personas de cabeza, por la simple razón de que deben reprimirse mucho con los alimentos que consumen, actualmente ya no debe significar un problema de gran escala, debido a que para este problema  existe una sencilla solución, estos son los maravillosos suplementos de lactasa, estos son medicamentos que se venden de forma libre y ayudan a producir la enzima lactasa dentro del cuerpo, así como también permite suprimir todos los síntomas que se generan en el proceso de intolerancia a la lactosa.

La lactosa es uno de los alimentos básicos en la alimentación de cualquiera, pero si no puede ser consumida existen diversas opciones que la reemplazan a la perfección, por ello no debes limitar tu dieta y disfrutar de los sabores que puedes experimentar sin que tu intestino sufra las consecuencias, existe una gran variedad de productos por conocer solo tienes que tomarte tu tiempo y probar con detenimiento cada uno de ellos.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here