Al igual que en las mujeres, las hormonas afectan en gran medida en el comportamiento de los hombres, aunque ellos no lo suelen aceptar, sobretodo pasada la barrera de los treinta años. Dicha disminución es sencilla notarla, ya que se presentan diversos síntomas como la dificultad en la concentración,  la disminución del deseo sexual, los problemas con la memoria, con la aparición de una depresión o la disfunción eréctil.

¿De dónde viene la testosterona masculina?

Se trata de una hormona que principalmente se produce en los testículos, aunque en las mujeres también se produce pero en bajas cantidades. La testosterona tiene un papel protagónico en lo que respecta a la sexualidad del hombre y su reproducción. Además, ayuda en la conformación muscular y el crecimiento del pelo.

También cumple con otras funciones que no están tan a la vista, por ejemplo, mantener equilibradas las células rojas en la sangre, conservar la densidad ósea y causar una sensación de bienestar general. Las hormonas podrían verse afectadas por el medio ambiente, por la exposición a agentes químicos,  por el consumo de sustancias contenidas en el agua, por compuestos que imitan a los estrógenos en los alimentos, entre otros.

Aumentar la testosterona de una forma natural

Lo primero que se recomienda cada vez que nuestro cuerpo experimenta algún desequilibrio, es ver lo que marca la balanza. El sobrepeso es una de las razones por las que la testosterona se ve afectada, disminuyéndose en este caso. Limitar de manera determinante la ingesta de azúcares, se hace primordial, ya que solo contribuye con el aumento de peso. Dejar el consumo de bebidas gaseosas, alimentos procesados o fructosa, más aún si eres una persona con resistencia a la insulina, nos puede provocar presión arterial o que tengamos un colesterol alto.

Consumir leche después de cierta edad no resulta beneficioso ya que ésta contiene lactasa, una especie de azúcar que aumenta la resistencia de la insulina en la sangre. Con respecto a los carbohidratos refinados, éstos suelen ser del gusto de todos, ya que son usados como excusa para consumirlos al reunirse con amigos y familiares, o simplemente para desayunar.

¿Entonces, cuál es la sugerencia?

No consumir nada de lo antes mencionado. Así empezaremos con el proceso de recuperación y fortalecimiento de la testosterona. Se debe reemplazar ese consumo inadecuado de comidas, por una nutrición balanceada con grasas saludables, vegetales densos en macronutrientes y una gran cantidad de verduras y proteínas.

Es importante consumir Zinc, tanto para el aumento de la testosterona, como complemento de su régimen alimenticio. Esto así debido a que el Zinc mejora notablemente la testosterona en los hombres.

Otra recomendación importante es la mejora de los niveles de Vitamina D, los cuales sirven de soporte al desarrollo del núcleo de los espermatozoides, nos hará aumentar el conteo de los mismos y mejorará la calidad del semen.

El consumo de grasas saludables como las que contiene el aguacate y los frutos secos, resultan excelentes tanto para bajar de peso como para mantenerse activo sexualmente. Finalmente deberá aumentar el consumo de alimentos que contengan aminoácidos de cadena ramificada como la Proteína de Lactosuero (como por ejemplo, la Leucina), la cual se encuentra en los derivados lácteos, como los quesos de calidad y las proteínas de lactosuero de la leche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here