En oportunidades sentimos que se nos ha agotado la batería del cuerpo, que posiblemente sólo tengamos oportunidad de llegar a casa a acostarnos. Todo ello podía ser responsabilidad de este neurotransmisor: la serotonina. Los estados depresivos se encuentran asociados a la carencia de la serotonina, que cuando ésta se encuentra en altas concentraciones, las personas suelen sentirse en excelente estado y otorgan placer, y con ello, disminuyen las ansias por las harinas y dulces.

Existen varios grupos de macronutrientes, siendo los hidratos de carbono los que más influyen en nuestro organismo ya que su efecto va directo a las funciones de la serotonina. De la misma forma, los alimentos que contienen triptófano, son responsables de la producción de serotonina, por lo que su inclusión en nuestra dieta resulta vital.

Pero, ¿qué es la serotonina?

Se trata de una sustancia química que regula diversas funciones en el cuerpo, entre ellas el ánimo, equilibrar el deseo sexual y controlar el apetito. Con el tiempo se ha descubierto que la serotonina se puede alterar afectando diversas regiones cerebrales disminuyendo su presencia con lo que nuestro ánimo y rendimiento se ven afectados. Esta es la razón por la que se debe conservar un excelente nivel de este neurotransmisor.

¿Cómo mantenemos el nivel de serotonina o lo aumentamos?

Inicialmente debemos poner atención a lo que estamos comiendo ya que de ello depende el buen funcionamiento de nuestro organismo. Si bien se hace necesario consumir alimentos que contengan triptófano para la producción de la serotonina, no es el único elemento en su conformación.  

Pero consumir sólo alimentos con triptófano no es la solución. No existe ningún alimento que de manera automática eleve los niveles bajos de serotonina.

Lista de alimentos para aumentar la serotonina

Carbohidratos simples 

Entre las indicaciones generales encontramos que no es recomendable el abuso en la ingestión de carbohidratos simples, entre ellos pan blanco, arroz o dulces ya que solo elevan la serotonina que en poco tiempo cae abruptamente en vez de generarse de forma regular y progresiva.

Carbohidratos complejos

También se recomienda consumir los llamados carbohidratos complejos como legumbres, arroz integral, pan de grano o nabos ya que su proceso es distinto al de los carbohidratos simples, nutren de la manera más adecuada a nuestro  cerebro y con ello la producción de serotonina aumenta adecuadamente.

Omega 3

De manera que en la dieta debemos incluir grasas naturales como el Omega 3 contenido en semillas y pescados o aceite de linaza, así como incluir el chocolate negro en vez del café o las bebidas energéticas.  

Otros consejos para regular la serotonina

Es importante que cuando nos sintamos con las energías de baja, nos expongamos al sol en horas de la mañana y esto se debe a que los rayos solares ayudan con la síntesis de la serotonina. Se ha sostenido que entre la serotonina y la melatonina existe una relación directa pues esta última es la que regula las horas de sueño y funciona a través de la exposición solar.

Existen otras vías para ayudar a regular la serotonina como lo son descansar de manera adecuada, realizar alguna actividad física, actividades que resulten placenteras con lo que podrás notar si hay o no cambios en tu estado de ánimo, mantenerte lejos de lo que pueda causar estrés, brindarte un merecido masaje, realizar ejercicios de relajación…  En fin, la idea es que inviertas tiempo en ti y en tu salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here