Mucha gente va al gimnasio con la esperanza de desarrollar músculo. Sin embargo, para tener más éxito en la construcción de músculo, debe prestar atención no solo al tipo de ejercicio que hace, sino también a los alimentos que come. Los alimentos que contienen aminoácidos de cadena ramificada ayudan a promover la síntesis de proteínas en los músculos y reducen el daño muscular inducido por el ejercicio. Además, la mayor parte del desarrollo muscular ocurre después del ejercicio, cuando necesita consumir una combinación de carbohidratos y proteínas en una proporción de 3 a 1.

Si bien el instructor de su gimnasio puede decirle que el uso de suplementos lo ayudará en la construcción del cuerpo, los expertos creen lo contrario. Los suplementos disponibles en el mercado pueden ser útiles, pero hasta que no se alimente internamente, ningún suplemento lo ayudará. Por lo tanto, antes de comprarlos, es importante primero consumir energía de los recursos naturales. Aquí hay algunos alimentos para hacer músculo para incluir en la dieta.

Lista de alimentos para ganar músculo

Huevos: El desayuno del domingo debe ser obligatorio todos los días. No exagere. Se adhieren a consumir 1-2 huevos. Mira la diferencia en tus niveles de energía. El contenido de proteínas en cada huevo es de 6 a 8 gramos. Aparte de esto, los huevos también son ricos en vitaminas, zinc, hierro y calcio.

Pechuga de pollo: la pechuga de pollo es el músculo más trabajado, por lo que también es el más sano. Se envasa con 30 gramos de proteína en cada 100 gramos de pechuga de pollo. Consumir esto todos los días para el almuerzo o la cena puede hacer una gran diferencia.

Agua: los nutrientes necesitan líquidos para viajar a todas las partes de su cuerpo. El agua es la mejor manera de hidratar tu cuerpo. La construcción muscular es un proceso difícil y requiere la forma más pura de hidratación. La hidratación aumentará la fuerza, los niveles de energía y ayudará a la digestión. El tejido muscular en nuestro cuerpo es 75 por ciento de agua y necesita ser alimentado adecuadamente.

Aceite: el mito más grande en la mayoría de los regímenes de acondicionamiento físico es cortar completamente las grasas de su dieta, especialmente los aceites. Los aceites como el pescado y el aceite de mostaza son buenos para la construcción del cuerpo porque tienen grasas saludables. El aceite de pescado también aumenta su metabolismo y ayuda a reducir las grasas también.

Quinoa: La quinoa es una buena fuente de carbohidratos con 14 gramos de proteína en cada 100 gramos. Estas proteínas también contienen aminoácidos esenciales que ayudan en la construcción muscular.

avena

Avena: la baja en calorías de los alimentos, la avena es una buena combinación de carbohidratos, fibra, proteínas, minerales y vitaminas. La avena se puede consumir en varias formas: con leche o agua, cocida en forma de rotis o incluida en sus ensaladas.

Piña: Las piñas contienen una enzima digestiva de proteínas llamada bromeleína. Esto ayuda a disminuir la inflamación muscular y puede consumirse como una comida posterior al entrenamiento. Las piñas son a menudo las frutas olvidadas cuando se trata de refrigerios de ejercicio y deben consumirse debido a sus múltiples beneficios.

Espinaca: la espinaca contiene fitoquidoesteroides, que ayudan a aumentar el crecimiento muscular hasta en un 20 por ciento según una investigación realizada en 2008. Las verduras de hoja son una gran ayuda si intentas desarrollar músculos y perder grasa, ya que contienen antioxidantes.

Boniatos: los boniatos son un vegetal de baja calificación que deben considerarse como parte de una dieta saludable. Esto se debe a que contienen menos carbohidratos que una papa mediana, 23 gramos. Los boniatos también son buenas fuentes de vitamina A, potasio, riboflavina, cobre, ácido pantoténico y ácido fólico. Todo esto ayuda a reponer energía e incluso a impulsar el proceso de construcción muscular. Aparte de esto, los boniatos también contienen un 28% más de potasio que un plátano.

Salmón salvaje: el salmón es una fuente de energía de ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3 son excelentes ya que son grasas saludables y también son una buena opción para hacer músculo magro. Junto con esto, el salmón también aumenta el metabolismo.

Proteína de suero: la proteína de suero es la forma más pura de proteína y, por lo tanto, nuestro cuerpo la absorbe más rápido que cualquier otra forma después del entrenamiento. Esta es la porción acuosa de leche que se separa de la cuajada durante el proceso de elaboración del queso. Esta es una forma de proteína altamente digestible.

Brócoli: el brócoli es una buena fuente de vitaminas, minerales y fibra. Incluye brócoli en tu ensalada para aprovechar al máximo este vegetal verde.

Arroz integral: el arroz integral contiene carbohidratos complejos que nuestro cuerpo trabaja para descomponer y, en consecuencia, aumenta nuestro metabolismo y quema más calorías. Esta es una gran fuente de entrenamiento de carbohidratos y es ideal para el consumo con cualquier ensalada o plato principal.

Requesón: El requesón es una fuente rica de proteínas, ya que contiene 28 gramos en cada taza. El requesón nos hace sentir más llenos durante más tiempo, ya que la proteína se descompone lentamente. Incluir esto en su ensalada o sándwiches será beneficioso para usted.

Leche con chocolate: Sí, has leído bien. Según un estudio publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Metabolismo del Ejercicio, se encontró que la leche con chocolate es tan efectiva como cualquier bebida deportiva para aumentar el rendimiento total del ejercicio e incluso retrasar el agotamiento. Esto significa que cuando comienzas a hacer ejercicio, tu cuerpo no se cansará rápidamente y tendrá más resistencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here