El corazón se acelera, los pensamientos oscuros se arremolinan, la ansiedad puede apoderarse de la vida de una persona. ¿Qué pasa si la comida puede ayudar a mantenerte bajo control? Los trastornos de ansiedad son la enfermedad mental más común en América. Y afectan a 40 millones de adultos, según estimaciones de la Asociación de Ansiedad y Depresión de América. Muchos recurren a los medicamentos, pero algunos expertos también aconsejan intentar un enfoque más simple.

Ser consciente de lo que comes puede ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad. Aquí hay algunas buenas noticias para tener en cuenta la próxima vez que te sientas estresado. Comer puede ayudarte a mantener la calma. Pero aquí está la cuestión: no estamos hablando de llenarse con una típica comida de consuelo. En su lugar, aliméntate con uno (o más) de estos súper alimentos para que te sientas a gusto rápido y la ansiedad disminuya.

Espárragos

La depresión se ha relacionado con niveles bajos de ácido fólico, y uno de los vegetales que estimula este nutriente que mejora el estado de ánimo es el espárrago. Una sola taza proporciona dos tercios de su valor diario, y es fácil colocar espárragos en casi cualquier comida.

Algunas ideas: Saltear algunos bastones de espárragos para una sabrosa tortilla. También al vapor o a la parrilla como un vegetal de lado para carne, pescado o aves de corral.

Aguacate

Una vez más, el aguacate dice presente. Necesitamos vitaminas B para tener nervios y células cerebrales saludables y los sentimientos de ansiedad pueden estar enraizados en una deficiencia de vitamina B. Los aguacates son ricos en vitaminas B para aliviar el estrés.

Bonificación: también tienen un alto contenido de grasas monoinsaturadas y potasio, que ayudan a disminuir la presión arterial. La próxima vez que el estrés te haga comer un pote de helado completo, opta por una versión más saludable no láctea hecha con aguacate mezclado con un plátano maduro, extracto de vainilla, leche de nuez y edulcorante.

Arándanos

Los arándanos pueden parecer pequeños, pero solo un puñado contiene un poderoso golpe de antioxidantes y vitamina C, lo que los hace poderosos para combatir el estrés. Cuando estamos estresados, nuestros cuerpos necesitan vitamina C y antioxidantes para ayudar a reparar y proteger las células. Si bien los arándanos son sabrosos por sí solos, no hay mejor manera de aumentar la nutrición en una porción de yogurt o cereal con alto contenido de fibra.

Leche

Una vez más, la leche hace acto de presencia. Un vaso de leche tibia antes de acostarse es un remedio probado contra el insomnio y la inquietud. Eso es porque la leche es alta en antioxidantes, vitaminas B2 y B12, así como en proteínas y calcio. La proteína lactium tiene un efecto calmante al disminuir la presión arterial, mientras que el potasio en la leche puede ayudar a aliviar los espasmos musculares provocados por la sensación de tensión.

Almendras

Que alimentos ayudan a bajar el colesterol

Recibe algo de alivio para el estrés comiendo almendras, que son ricas en vitaminas B2 y E. Ambos nutrientes ayudan a reforzar el sistema inmunológico en momentos de estrés. Solo un cuarto de taza de almendras por día hace el truco. Para variar, esparce mantequilla de almendras en rebanadas de fruta o galletas integrales.

Naranjas

Hay una razón por la que se dice que el jugo de naranja es parte del desayuno de los campeones: la vitamina C es otra vitamina conocida por disminuir la presión arterial y la hormona del estrés, el cortisol. Para una explosión rápida de vitamina C, simplemente come una naranja entera o toma un vaso de jugo de naranja recién exprimido sin azúcar agregada.

Salmón

Pon más pescado en tu plato para que te sientas cómodo. Una dieta rica en ácidos grasos omega-3 ayuda a evitar que el cortisol y la adrenalina aumente cuando te sientes tenso. El salmón es una de las mejores fuentes de omega-3: el consumo de 4 onzas al menos tres veces a la semana ayuda a proteger tu corazón cuando esas hormonas del estrés están aumentando.

Espinacas

Las verduras de hoja verde pueden no ser una idea muy genial del alimento reconfortante, pero las espinacas pueden tener un efecto reconfortante. La espinaca está llena de magnesio, el mineral que ayuda a regular los niveles de cortisol y promueve la sensación de bienestar. Una simple taza de espinacas llena el 40 por ciento de tu cuota diaria, así que agrega un poco con los huevos de la mañana, cámbiala por la lechuga en tu sándwich, haz una ensalada, cocina al vapor como guarnición o deja caer un puñado de hojas en la sopa.

Pavo

La sensación de sueño que se siente después de comer la cena de Acción de Gracias se debe al aminoácido triptófano que se encuentra en el pavo. El triptófano le indica al cerebro que libere la serotonina química para sentirse bien, lo que promueve la calma y hasta el cansancio.

Harina de avena

La avena es otro alimento que ayuda a que la hormona serotonina, que induce la calma, fluya. Busca la avena antigua, de corte grueso, que requiere cocción en lugar de avena instantánea. ¿Por qué? La avena gruesa es más alta en fibra y, por lo tanto, demora más en digerir (lo que significa que su efecto calmante en realidad dura más).

En conclusión, para sentirse bien, una persona necesita un equilibrio de sustancias químicas del cerebro. Pero un desequilibrio de los neurotransmisores, como la serotonina, las hormonas del estrés y las hormonas excitadoras pueden provocar ansiedad. 

Ciertos alimentos como el azúcar y la comida procesada llevan a un aumento en los químicos del cerebro que no nos ayudan a sentirnos bien. Una avalancha de azúcar puede simular un ataque de pánico. Regularmente comer tales alimentos también puede llevar a un círculo vicioso de culpa, comer en exceso y antojos de alimentos. 

Es por ello que cuando se necesita reducir los niveles de ansiedad, la alimentación cumple una función súper importante en el balance de los niveles de las hormonas que desencadenan estrés y ansiedad en nuestro cerebro. Si eres una persona sensible en cuanto a la ansiedad y el estrés, puedes acompañar la buena alimentación con ejercicio. Esto es porque al ejercitarte, se libera adrenalina, lo que hace que los niveles de cortisol (la famosa hormona del estrés) disminuyan y mucho más si lo acompañas de una dieta saludable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here