Desde hace un tiempo las alergias solo eran tratadas son medicamentos y se limitaban a los meses de mayo y junio. Por culpa de la contaminación, en cualquier época del año estamos propensos a sufrir enfermedades. Actualmente, el número de personas que sufren de algún tipo de alergia al polen ha ido creciendo sustancialmente, hasta llegar a un sorprendente 10% de la población. Aunque no es un número muy alto, si es más alto del que había estado manejando.

La temporada de alergias está llegando y se debe estar listo para sobrellevar esta situación. En esta oportunidad conoceremos cuales son los alimentos que pueden ayudarte a tener una mejor calidad de vida si sufres de alergias. Una buena dieta puede ser la clave para un estilo de vida totalmente diferente.

Lista de alimentos para las alergias

Piña

La piña es la mejor fuente de bromelina, una enzima que tiene efectos antiinflamatorios y puede reducir la hinchazón nasal, lo que facilita la respiración. Los estudios también muestran que inhibe el desarrollo de enfermedades alérgicas de las vías respiratorias y el asma.

Para ser usada como antialérgico, debes cocinar rebanadas gruesas de piña hasta que estén ligeramente doradas y se pueden servir con helado de coco. Combine piña picada, pimientos rojos cortados en cubitos, jalapeños picados, cilantro y jugo de limón para una salsa tropical. También se puede mezclar los cubos de piña con el repollo rallado, la menta picada, las cebollas rojas en rodajas y un aderezo ligero a base de mayonesa para una ensalada de frutas.

Cebollas

Las cebollas son ricas en quercetina, un flavonoide con una potente actividad antioxidante que actúa como un antihistamínico natural. La quercetina actúa bloqueando la producción y liberación de histaminas, compuestos involucrados en la respuesta alérgica del cuerpo, así como inhibiendo otros compuestos alérgicos e inflamatorios. Otras buenas fuentes de quercetina son las manzanas (especialmente la piel), el vino tinto, las alcaparras, las bayas (especialmente la baya del saúco), el eneldo, el cilantro, el té negro y verde, los cítricos y los pimientos de plátano.

Para usar la cebolla como antialérgico, debes agarrar la mitad de una cebolla amarilla, mezclarla con aceite de oliva, cocinarla hasta que estén doradas y rociarla con vinagre balsámico. Otra opción puede ser saltear las cebollas en mantequilla, agregarle el caldo de pollo o vegetales, el jerez y el tomillo. Cocinar hasta que las cebollas estén suaves y, si lo desea, cubrirlas con queso para obtener una rica sopa de cebolla.

Cúrcuma

La cúrcuma contiene curcumina, un compuesto antiinflamatorio que inhibe la liberación de histamina, inhibe la respuesta alérgica y disminuye el estrés oxidativo. También se ha demostrado que la curcumina aumenta el flujo de aire nasal y apoya la respuesta inmune en personas con alergias. La combinación de cúrcuma con grasa y pimienta negra aumenta su absorción y disponibilidad.

Kéfir

El kéfir, un producto lácteo fermentado, tiene un parecido al yogur. Contiene probióticos, que han demostrado tratar las alergias estacionales y mejorar la respuesta inmunitaria. En un estudio, las personas que tomaron probióticos, tuvieron menos congestión durante la temporada de alergias y mostraron una inflamación reducida en las fosas nasales. Otras buenas fuentes de probióticos incluyen yogur, tempeh, natto, miso, kéfir de coco sin lácteos y chucrut procesado de forma natural.

Atún

Es rico en ácidos grasos omega-3, que tienen acciones antiinflamatorias y pueden bloquear la producción de químicos que causan reacciones alérgicas. En un estudio, las personas con niveles más altos de EPA, una grasa omega-3 que se encuentra en el pescado, tenían un menor riesgo de alergias. Además, una mayor ingesta de ALA, un tipo de omega-3 que se encuentra en las nueces, el lino y la chía, se asoció con un menor riesgo de rinitis alérgica.

Cítricos

Las naranjas, los limones o los pomelos son ricos en vitamina C, que funciona como un antihistamínico natural. Los estudios muestran que el agotamiento de la vitamina C se asocia con un aumento de los niveles de histamina, y que la suplementación con niveles de vitamina C baja la histamina. Las naranjas también son ricas en quercetina, y los estudios muestran que la combinación de quercetina y vitamina C aumenta la disponibilidad y reduce la inflamación. Otras buenas fuentes de vitamina C incluyen los pimientos, el brócoli, las fresas, la papaya y el mango.

Brócoli

Este es considerado un superalimento, debido a que los nutricionistas lo aman por su alto contenido de fibra, minerales y vitaminas. Esta es una de las verduras con mayor contenido de vitamina C, de hecho por cada 100g, unos 83g de ellos son pura vitamina. Lo recomendable es consumir unos 500 mg de vitamina C al día para evitar los síntomas y el dolor. El también conocido como Brécol forma parte de la familia de las crucíferas junto a la coliflor, el repollo y la col. Durante el invierno puede ser una gran ayuda para aliviar la sinusitis.

Ortiga

Este es uno de los remedios naturales más famosos para curar la alergia. No es un fármaco como tal, pero se cataloga como “medicina alternativa”, ya que, si se consume de la forma correcta, puede ayudar a mitigar las infecciones e inflamaciones que ocurren en las vías aéreas. Esto es gracias a su alto contenido de histamina, una sustancia química que el cuerpo produce cuando tiene alguna reacción alérgica. Entonces, al ser consumida, las del cuerpo propio se ven reforzadas. Está puede encontrarse en varios herbolarios, donde las venden en capsulas. Eso sí, se recomienda que su uso sea limitado ya que puede perjudicar las defensas del cuerpo.

Coles y berzas

Estas, al igual que el brócoli, son parte de la familia de las crucíferas, pero no tienen el mismo contenido de vitamina C. Tiene una peculiaridad importante y es que contiene una gran cantidad de carotenoides. Estos son un pigmento natural, que ayuda a combatir la rinitis.

Bayas de saúco

Estas son populares para el tratamiento de la gripe debido a que pueden aliviar los síntomas de la alergia. Con estas bayas se pueden realizar varios procesos entre los que destacan las mermeladas, el zumo o el vino. Estas pueden ser consumidas completas después de su cocción. Solo la baya puede ser ingerida, ya que el resto de la planta es muy tóxica. Ayuda a la alergia porque contiene una generosa cantidad de Flavonoides, los cuales tienen un potente efecto antiinflamatorio y antioxidante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here