Al bebé tener 8 meses de edad se experimenta una etapa de vida que nos da un poco más de libertad en la alimentación, debido a que frente a cualquier situación le puedes dar a tu bebé una gran variedad de alimentos, incluso puedes llevarlo a comer fuera de casa sin que sea necesario tener una licuadora en la mano. Todos actualmente tenemos una vida agitada en la cual nos toca hacer diversas cosas al día, salimos a la calle con nuestros bebés y no podemos determinar a qué hora llegamos, las horas pasan y el tráfico no ayuda por lo que estamos obligados a comer por fuera.

Uno de los muchos alimentos de emergencias que te sirven para estas ocasiones es el plátano o cambur, sobre todo en aquellas ocasiones que están cerca de su casa o el lugar a donde vayan a comer pronto, también puedes probar una lonchera cooler con la comida ya lista solo para calentar si van a alguna casa, si te encuentras en un restaurante podrías pedirle a tu bebé pollo a la plancha, o tal vez hervido con legumbres cocidas, al igual que un puré de papa puede ser ideal, si te encuentras en una cafetería también podrías darle a tu bebé pan sin semillas acompañado de un queso suave.

Debes saber que a los 8 meses se inicia una etapa en el desarrollo de tu pequeño realmente importante, por lo cual la alimentación que vas a administrar debe ser la adecuada para que de esta forma crezca fuerte y sano, ha llegado el momento de combinar la leche materna o el biberón con diversos alimentos en estado sólido, con el cual él mismo pueda toquetear y explorar, debes recordar que durante esta nueva etapa de la vida se convertirá en un explorador con mucho interés por todo lo que rodea.

Los bebés muestran algunas señales que te van a indicar que tu pequeño niño se encuentra preparado para dar un paso y evolucionar su dieta, tales como: es capaz de mantener su equilibrio, bien sea con la cabeza erguida o sentado en su silla especial para comer, o tal vez masticar todos sus alimentos, sus ojos ávidos van a empezar a mostrar interés por toda la comida, se niega en rotundo a abrir boca o desea probar muchas cosas nuevas, quizás es capaz de pinzar las cosas con sus propios dedos, para llevárselo o sostenerlas todo a la boca, debes observar con detenimiento a tu hijo y consulta a tu pediatra para que confirmes que ha llegado el momento de cambiar por completo su alimentación.

A su vez a partir de los 8 meses de edad tienes la oportunidad de adicionar nuevos alimentos en la dieta del pequeño, no obstante debes combinar este cambio alimenticio con algunas tomas de leche o complementarlo con biberón, lo que se recomienda es seguir con al menos unas 3 y 5 tomas de leche al día pero todas ellas en pocas cantidades. Para empezar en su alimentación nueva y siempre siguiendo las instrucciones del pediatra, puedes darle a tu bebé trozos pequeños de queso blanco con textura blanda, estos quesitos son ideales y tienen que ser los primeros en ser tomados antes de la leche de vaca, pues al pasar por un proceso de fermentación se vuelve más digeribles.

Por otra parte puedes incluir ciertos cereales, como la cebada, el trigo, la avena o el arroz dentro de la papilla que le das por las mañanas, esto será un alimento perfecto para ellos, al mismo tiempo puedes incluir dentro de su dieta especial como el plátano, melocotón y la pera, al igual que verduras como zanahoria cocida, patata, calabacín o el boniato, por ello triturarlo todo en una papilla para que sea un poco más sencillo de digerir, pues debes recordar que el pequeño todavía no cuenta con sus dientes en absoluto, eso sí tienes que experimentar con los alimentos, los coja y saboree, para ello puedes darle galleta, trozos pequeños de fruta o molla de pan.

Ahora debes incorporar en pequeñas cantidades, purés con carne de ave, carne roja o pescados sin espina. A pesar de que ya puedes cambiar su alimentación debes recordar que todavía está pequeño, por lo que todo debe ir lentamente siempre agregandolo en forma de puré o papilla, también tienes que ser consciente de que las cantidades deben ser pequeñas, pues su estómago no se encuentra desarrollado del todo como para consumir demasiado alimentos.

Así pues a modo de resumen los alimentos que puedes incluir en la dieta de tu bebé son los siguientes:

  1. Media mañana: jugo de lechoza o papaya así como también melón, yogur de vainilla, agua de manzana, agua de durazno, membrillo, colado de granadillo, agua de pera.
  2. Medio día: Verduras cocidas, arroz, pasta, pavo, menestras, carne de res y de cochino, pollo, hígado de pollo, yema de huevo, toda clase de frutas exceptuando a los cítricos, fresas y piña cruda, también puedes a su dieta un postre casero como: cereal, avena, arroz con leche y maicena.
  3. Cena: frutas o verduras cocidas de todo tipo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here