Cuando se está embarazada se deben tomar muchas medidas preventivas con el fin de evitar que tu pequeño sufra algún tipo de daño. Por eso se debe evitar el consumo de alimentos que podrían ser tóxicos o contener gérmenes, además evitar los alimentos que no fueron bien cocinados, pues pueden ser una fuente de bacterias o salmonella, lo cual es realmente peligroso para tu bebé.

Muchas carnes y pescados contienen gran cantidad de bacterias, es por eso que si no son bien cocidos, pueden llegar a contagiarte de gérmenes perjudiciales para el cuerpo, y llegar a causar alguna intoxicación, o bien terminar en una infección como la salmonella. Cuando cocinas tus producto por completo, te deshaces completamente de esos gérmenes, y esto protege a tu bebé de infecciones. Al cocinarlos por completo te deshaces de esos gérmenes, lo cual ayudará a ti y a tu bebé a no enfermarse.

Los lácteos también deben evitarse o consumirse con bastante moderación, la leche, quesos y yogurt, pero sobretodo se deben evitar los que no son pasteurizados ya que estos no pasan por un proceso de calentamiento, por lo cual los gérmenes dañinos que contiene la leche no han sido eliminados. Los productos de este tipo pueden causar una intoxicación, como por ejemplo la listeriosis.

Es importante evitar los pescados que contengan una gran cantidad de mercurio, como el atún; este tipo de productos resultan ser muy dañinos para la salud tuya y la de tu bebé, pues dicha sustancia pasa a través del torrente sanguíneo directamente al bebé y es muy perjudicial para él. De la misma manera, el chocolate, las gaseosas negras y el café, pues éstos contienen gran cantidad de cafeína, la cual resulta muy perjudicial para el bebé, pues puede alterar su sistema nervioso.

Alimentos y bebidas que contengan cafeína. No necesitas erradicarla completamente, pero sí limitar en lo posible su consumo a sólo 200 miligramos diarios, lo que seria aproximadamente una taza de 12 onzas. Siempre hay que revisar el empaque del producto para saber qué tanta cafeína contiene y de igual forma optar por un buen café descafeinado, ya que contiene menor cantidad de dicha sustancia. Presta atención y toma tus previsiones con las bebidas energéticas. El refresco y cualquier producto que la contenga por ejemplo té negro, podría ser bastante perjudicial para el pequeño bebé.

Huevos crudos o que no estén bien cocidos, al igual que las comidas que lo contengan de esta forma como por ejemplo los pasteles y galletas. Evita a toda costa los huevos fritos donde lo amarillo quede crudo, pues es muy perjudicial para tu salud.

Brotes crudos y en especial de alfalfa, entre éstos también entran los productos herbales, ya sean en tés, ensaladas o pastillas. Las hierbas se utilizan por lo general para hacer tés, lo que no se sabe es cuáles son los efectos adversos que pudiese llegar a tener dicha planta en el organismo del bebé. Por lo general éstas son usadas con fines medicinales, pero hay algunas que pueden provocar un aborto como es el caso de la Ruda, así que evita todo tipo de tés hechos con plantas medicinales mientras dure el embarazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here