¿Has estado tratando de perder peso, pero los antojos de chocolate caliente en invierno hacen que sea más difícil cumplir tus objetivos? Bueno, si es así, entonces no estás solo. Se ha demostrado en muchos estudios que, en comparación con los veranos, tendemos a comer más y a aumentar de peso en invierno. Queremos comer todo caliente, grasiento y bueno casi todo el tiempo. 
Si bien está bien ceder a los antojos de vez en cuando, convertirlo en un hábito sería una invitación a muchos kilos de más. Afortunadamente, el invierno viene cargado de varias frutas, verduras y especias que también se sabe que facilitan la pérdida de peso de forma natural. Si has decidido perder esos centímetros adicionales alrededor de su barriga esta temporada, ha llegado al lugar correcto. 

Consume cereales y granos

Se trata de frijoles, lentejas, guisantes y garbanzos (también conocidos como cereales) para la pérdida de peso. Se recomienda agregar una porción de media taza de ellos en el desayuno, el almuerzo o la cena. Muchos expertos afirman que se ha demostrado que este súper alimento asequible aumenta la saciedad, retrasa el regreso del hambre y conduce a comer menos calorías diarias sin intentarlo. 

Come productos de invierno

Es la temporada de los alimentos reconfortantes y la tentación está en todas partes, pero opta por los alimentos locales de temporada que crecen cerca de casa. Para la mayoría de nosotros, eso significa comer verduras de raíz más densas, verduras de invierno abundantes y productos animales de calidad. Los alimentos bajos en calorías como la col rizada, el brócoli y las coles de Bruselas contienen tanta fibra de relleno que no tendrá espacio para comer en exceso alimentos altos en calorías después de cargar su plato con estos ingredientes de temporada. Mientras el brócoli no esté empapado en salsa de queso, llenar los mejores alimentos del invierno beneficiará a su cuerpo.

Centrarse en las grasas buenas

Al cocinar, opte por las grasas monoinsaturadas (nueces, aceite de oliva y aguacates) y las grasas poliinsaturadas (pescado como el salmón, la caballa y el arenque y las semillas de girasol), pero evite las grasas hidrogenadas y trans, que acechan en los alimentos procesados. ¿Sabía que los aguacates son aproximadamente 77 por ciento de grasa y contienen aproximadamente 40 por ciento más de potasio que los plátanos?

Elige azúcares naturales

No es ningún secreto que ansiamos un poco de dulzura cuando las temperaturas comienzan a enfriarse. Incluso en invierno, la naturaleza viene al rescate con vegetales de temporada ricos en nutrientes para darle el sabor dulce que desea: la remolacha, la batata y las calabazas son excelentes por sus vitaminas y dulzura natural suave, y lo ayudarán a resistir la tentación del azúcar. No se olvide tampoco de las frutas calientes: pueden ser un delicioso y saludable regalo de invierno. Puede hornear o asar manzanas, plátanos o peras y comer con una llovizna de miel o una pizca de canela.

Bebe agua fría

Es saludable beber agua fría, independientemente de la temporada. Cuando consumes líquidos que son más fríos que la temperatura corporal central, el cuerpo tiene que trabajar para calentarlo y quema calorías adicionales en el proceso, según un estudio de 2003 sobre los efectos metabólicos de diferentes temperaturas del agua.

Ejemplo de menú de dieta para perder peso en invierno

Dia 1

Desayuno (274 calorías): Yogurt con Arándanos y Miel, 1 1/2 cucharadas. almendras a un lado
Merienda (90 calorías): 1/2 pimiento verde mediano, en rodajas con 3 cucharadas hummus
Almuerzo (330 calorías): Tostadas de frijoles blancos y aguacate, sal y pimienta
Merienda (48 calorías): 3/4 taza de frambuesas
Cena (476 calorías): 1 porción de pollo cremoso y champiñones o  1 taza de coliflor asada con balsámico y parmesano
Total diario: 1,218 calorías, 78 g de proteína, 95 g de carbohidratos, 31 g de fibra, 64 g de grasa, 1,301 mg de sodio

Dia 2

Desayuno (291 calorías): 1/2 taza de avena molida, cocinada en 1 taza de leche baja en grasa, 1/3 taza de frambuesas, frescas o congeladas con 1 cucharadita miel de maple
Merienda (78 calorías): 1 huevo duro con 1 cucharadita salsa picante
Almuerzo (354 calorías): 1 porción de  pechuga de pollo y vegetales con queso cheddar
Merienda (25 calorías): Ensalada de pepino
Cena (472 calorías): 1 porción de batata rellena con aderezo de hummus
Total diario: 1,220 calorías, 56 g de proteína, 192 g de carbohidratos, 37 g de fibra, 29 g de grasa, 1,955 mg de sodio.

Dia 3

Desayuno (290 calorías): Tostada de plátano y mantequilla de maní
Merienda (102 calorías): Peras al horno con canela
Almuerzo (340 calorías): 4 tazas de ensalada de higos y queso de cabra
Merienda (32 calorías): 1/2 taza de frambuesas
Cena (453 calorías): 1 porción de salmón escalfado de cítricos con espárragos y 3/4 taza de quinua cocida sazonada con sal y pimienta al gusto
Total diario: 1,217 calorías, 52 g de proteína, 153 g de carbohidratos, 30 g de fibra, 48 g de grasa, 996 mg de sodio.
Las dietas no hace efecto si no se acompañan de una mejora en los hábitos no solo alimenticios, también en los hábitos de dormir y de ejercitarse. Algunos consejos adicionales para que combines con esta dieta son:

Duerme más

Cuando hace frío y los días son cortos, los cuerpos humanos vuelven al estado natural y evolucionado de metabolismo lento y más sueño. Duerma más durante las primeras y oscuras horas de la tarde, y levántese más temprano para captar cada rayo de sol posible. Cuando te levantas temprano y obtienes más luz solar por la mañana, tiene un efecto positivo en tu ciclo de sueño. Dormir más, especialmente en invierno, también evita que comas bocadillos a altas horas de la noche.

Agrega 30 minutos de caminata

Los estilos de vida sedentarios generalmente son los culpables del aumento lento e insidioso de peso, y es común en los meses de invierno moverse incluso menos de lo habitual gracias a las temperaturas más frías y los días más cortos. Una manera simple de compensar esta reducción en la actividad física es agregar una caminata o carrera diaria de 30 minutos. 
Puede hacerlo en cualquier momento, pero centrarse en una rutina que incluya 30 minutos de movimiento continuo, cada día quemará al menos 200 calorías adicionales por un esfuerzo mínimo. Después de la cena, como parte de su rutina diaria o durante el almuerzo, suelen ser los momentos que mejor funcionan para la persona promedio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here