La vitamina D es necesaria y esencial para nuestro organismo, con la que tendrás la correcta absorción del calcio y un buen desarrollo de los huesos, además de controlar el crecimiento celular, la función inmune y el funcionamiento neuromuscular, ayudando a reducir las inflamaciones. Si se tiene deficiencia de vitamina D se puede presentar el raquitismo, que es una enfermedad en la que los huesos no se desarrollan de forma correcta.

Con niveles inadecuados de vitamina D, se puede conducir a un debilitamiento en el sistema inmunológico, aumentar el riesgo de cáncer, disminuir en el crecimiento del cabello y la osteomalacia, que es una enfermedad de los huesos y músculos debilitados. El tener un exceso de dicha vitamina también puede traer reacciones adversas como que el cuerpo absorba demasiado calcio, elevando el riesgo de ataque cardiaco y cálculos renales. Tu salud se ve muy beneficiada con esta vitamina, ya que automáticamente se consigue una reducción del riesgo a padecer osteoporosis y así mismo, disminuir el riesgo a desarrollar cáncer.

Los que están en riesgo de tener deficiencia de vitamina D son aquellos bebés alimentados con leche materna, cuya madre padece de esta deficiencia, así como los adultos mayores, quienes no se exponen al sol, las personas que tienen problema con la absorción de grasas, personas de piel oscura, personas que tienen una dieta muy baja en grasa, personas obesas o que hayan tenido una operación gástrica y que estén tomando algunos medicamentos, esta población es la más vulnerable.

Lista de alimentos donde encontramos vitamina D

Consumir demasiada vitamina D bien sea por alimentos o por suplementos puede conducir a la pérdida de peso, la anorexia, poliuria, cálculos renales, arritmias cardiacas y un alto riesgo de ataques al corazón. Si consumimos de forma natural la vitamina D, esta no alcanza niveles tóxicos y esto puede ser muy sencillo, solo con un poco de exposición solar. Naturalmente se encuentra en los aceites de pescado, pescados grasos y en menores cantidades en el queso, hígado de vaca, algunas setas y yema de huevo. También es producida de forma natural por el cuerpo luego de exponernos a los rayos solares.

Existen muchos pescados ricos en vitamina D, obteniendo más cantidad en los pescados crudos que en los cocidos, así como en los cortes grasos se encuentra más cantidad que los cortes magros. Dentro de los pescados recomendados podemos mencionar el salmón enlatado, las sardinas enlatadas, los arenques y el atún enlatados. Las ostras además de ser fuente de vitamina D, también son ricas en vitamina B12, hierro, cobre, selenio, zinc y manganeso.

El caviar es otra gran fuente de esta vitamina, popularizado en el sushi y siendo más accesible de lo que podemos imaginar. Los embutidos son otra fuente de vitamina D y vitamina B12, aunque se deben consumir con moderación por ser altos en colesterol. Los huevos son una buena fuente también, así como en proteínas y vitamina B12. Los productos lácteos también son muy recomendados por ser ricos en calcio. Puedes incluir las hierbas aromáticas, semillas de sésamo, semillas de lino, tofu, almendras, vegetales de hoja verde, nueces, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here