En los últimos años las dietas denominadas alcalinas se han vuelto bastante famosas debido a que diversas artistas de renombre gracias a Hollywood, han declarado usarlas. Dicha dieta se sustenta en la teoría de que las enfermedades suelen desarrollarse en un medio cuyo pH es bajo, es decir, ácido. De manera que para ser prevenidas es importante “alcalinizar” el organismo, entendido como incrementar su pH. Y de acuerdo a ello, tal cambio se puede alcanzar por medio de la alimentación.
Sujetos a esta tesis, los alimentos pueden ser clasificados entre alcalinizantes y acidificantes, aunque ello no tenga nada que ver con su sabor. Dicha dieta debe contener un 80% o si es posible más, de alimentos que sean alcalinizantes más un 20% y de ser posible menos, de alimentos neutros o moderadamente acidificantes. Ello es debido a que no se aconseja el consumo de alimentos que sean altamente acidificantes.

Clasificación de los alimentos

Podemos encontrarnos con distintos puntos de vista respecto a la clasificación de los alimentos, con lo cual las tablas pueden ser diferentes. Pero si nos enfocamos en los grandes rasgos, encontramos la siguiente clasificación:
Alimentos alcalinizantes (80% de la dieta): pepino, espinacas, soja, brócoli, col, coliflor, coles de Bruselas, limón, pomelo, aguacate, remolacha, berenjena, apio, ajo, jengibre, judías verdes, lechuga, cebolla, rábano, tomate, alcachofa, espárragos, zanahoria, calabacín, patata, guisantes, trigo sarraceno, quinoa, lentejas, almendras, aceite de oliva. Aunque los vegetales predominen, el consumo de algunas legumbres y frutas es limitado. 
Alimentos neutros o moderadamente acidificantes (limitados a un 20%): garbanzos, judías rojas, seitán, melón, nectarina, ciruela, sandía, anacardos, nueces, avellanas, manzana, albaricoque, plátano, arándanos, uvas, naranja, mango, melocotón, arroz y pasta integral. No se aconsejan los alimentos que se consideran altamente acidificantes como por ejemplo la  carne roja, de pollo, de cerdo, huevos, pescado, marisco, lácteos, setas, chocolate, café, té, alcohol. 

Se cuestiona tal teoría alimenticia 

Sujetos al conocimiento de los  expertos en nutrición quienes sustentados en investigadores coinciden en que no existe alguna evidencia científica que soporte las ideas en las que se afianza la dieta alcalina, y tampoco nada que logre demostrar que un organismo alcalino pueda ser el reflejo de un cuerpo que se encuentre más sano. Sostienen que dicha dieta no cuenta con un sentido fisiológico y tampoco científico. De manera que no tiene alguna validez, pues no ha demostrado absolutamente nada.
Basados en los comentarios de los expertos, la teoría en la que se encuentra fundamenta la dieta alcalina cuenta con diversos errores de base. Uno de ellos es simple, y es que el cuerpo cuenta con sus propios mecanismos a fin de regular el pH, de esta manera no queda a manos de nosotros modificarlo, a menos que se trate por ejemplo el de la orina. Sin embargo, tal modificación no es razón para creer que ello tenga alguna repercusión en nuestra salud.

La dieta no está basada en criterios científicos

De acuerdo a dietistas, los criterios para establecer los listados de alimentos a consumir en esta dieta no sigue ningún criterio científico, ni porque los alimentos sean ácidos o alcalinos tal como los definen, ni porque produzcan acidificación o alcalinización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here