La L-Carnitina, es una sustancia que se encarga de oxidar las grasas y así facilitar su eliminación. Es un combustible muy recomendable para entrenar. Sus principales atributos es su propiedad de quemador de grasas. De ahí parte la idea de utilizarla para entrenar, puesto que ayuda a eliminar las grasas y a la producción de masa muscular.

Sin recurrir a suplementos alimenticios podemos encontrar la L-Carnitina en diferentes alimentos. Hay una gran cantidad de alimentos que son fuentes de la misma, como por ejemplo la levadura, los cacahuetes o maní, el coliflor, el germen de trigo, la carne y la leche, entre otros. Sigue leyendo y no te pierdas nada sobre este maravilloso complemento.

Beneficios.

Es empleado por deportistas y pacientes comunes, en el segundo grupo la Carnitina es esencial para nutrir y combatir las enfermedades renales y cardiovasculares.

Sus bondades incluyen la prevención de infartos así como también los trastornos cardíacos como lo son las arritmias. De igual forma es eficiente en el tratamiento de las afecciones en el hígado desde simples disfunciones hepáticas, hasta cosas muchos más serias como la cirrosis.

Por su parte los deportistas la emplean para combatir la indeseable fatiga muscular y también para aumentar el rendimiento físico que viene dado  al quemar las grasas excedentes en el organismo.

Se han registrado casos donde se frena el avance del Alzheimer, la pérdida de memoria, la depresión y la diabetes además de ayudar a disminuir los niveles de triglicéridos y colesterol.

Propiedades.

Es sintetizada por el hígado, los riñones y el cerebro. Está comprobado que puede ayudar a acelerar el proceso de la eliminación de los ácidos grasos del cuerpo. Esta acción dotará a la persona de mayor energía, por lo que se convierte en un suplemento esencial para los deportistas.  Normalmente se encuentra en las carnes rojas y se suele sintetizar con lisina, metionina, vitaminas B3, B6, C y hierro.

La Carnitina en los Alimentos.

Es muy beneficiosa y se puede encontrar en muchos alimentos de origen vegetal o animal. En primera instancia tenemos la carne de cordero, res, porcina y venado. Estas se caracterizan por ser muy generosas en su contenido de carnitina.

Para evitar la saturación con estas carnes, es importante balancear la alimentación incluyendo pollo y pescado, aunque obviamente el contenido de carnitina de estas es bastante bajo con respecto a la anterior. Los desayunos deben incluir, queso, huevos y leche.

Los hongos, tomates, nueces y Zanahorias son una fuente rica en está maravillosa sustancia. Algunas harinas como las de arroz y pan son especiales para alcanzar el equilibrio alimenticio y mas si son integrales. Todas estas deben estar incluidas en una equilibrada dieta diaria.

La carencia:

Su falta en el organismo se manifiesta de múltiples formas. La sensación de fatiga o cansancio pueden ser las primeras alertas del organismo que indican que algo no está funcionando bien. Las atrofias musculares transitorias también son otros signos de alarma.al no tener este nutriente.

El organismo tiende a verse expuesto a sufrir infecciones importantes, como inflamaciones y su carencia desencadenara un aumento del colesterol y disparara los triglicéridos. En los niños el desarrollo del crecimiento se verá disminuido. En los ancianos su carencia es muy peligrosos pues los puede hacer sufrir de angina de pecho, hipertensión y en algunos casos un infarto fulminante.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here