Cuando llevamos una  alimentación diaria balanceada, nuestro bienestar físico, mental y emocional se hacen presente. En general las personas asocian la alimentación balanceada con dieta, pero no es así. Una dieta balanceada representa salud, mientras que una dieta cualquiera podría no serlo. Una alimentación ideal significa ingerir los alimentos adecuados para sentirse sano, bien nutrido y de forma equilibrada, siendo de suma importancia consumir alimentos de los diferentes grupos y entre ellos: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales, así como suficiente agua pues el cuerpo pierde normalmente de 2 a 3 litros de agua que debe ser respuesta.

Además consumir fibras se hace necesario ya que esta cumple una  función preventiva ante las llamadas enfermedades degenerativas (cardiovasculares, diabetes, cáncer al colon).

Pero no todo es tan sencillo con la alimentación aunque sea balanceada, pues existen personas a las que muchos alimentos les produce distensión abdominal, siendo única solución dejar de ingerir algunos ingredientes que están incluyendo en su alimentación y que son los que mantienen inflamado su abdomen.

Entre dichos alimentos, encontramos al menos 10, y los que encabezan la lista son los frijoles ya que son grandes productores de gases en el organismo y, aunque son una excelente fuente de proteínas, estas también puedes obtenerlas del pollo o del pescado.

Los alimentos ricos en grasas como las patatas fritas, son las ideales para que tu abdomen se infle, ya que las frituras son difíciles de digerir y por lo tanto provocan que el estómago se mantenga inflamado y con sensación de pesadez. Hay otras grasas que si son saludables entre ellas el aguacate o el chocolate negro.

Por su parte, la sal expone al organismo a que retenga líquidos y el estómago se inflame. Lo ideal es comer bajo en sal para mantener al organismo con los niveles de sodio adecuados, sobretodo si se tiene tendencia a padecer de presión arterial alta, pues esta contribuye a subir los niveles de la misma.

Si te gusta el brocoli, el repollo o el coliflor, te informamos que tienen compuestos similares a los de los frijoles, y al entrar al sistema digestivo provocan de igual manera gases.

Las gaseosas y las bebidas carbonatadas generan dióxido de carbono, lo que provoca que el estómago genere gases, lo mejor que puedes hacer es reemplazarlas por jugos naturales, que si le harán bien a tu organismo.

Siguiendo en la lista, encontramos los carbohidratos refinados, que son todos los productos que han sido despojados de su fibra convirtiéndose en calorías sin ninguna clase de nutriente benéfico para el organismo. De ellos podemos mencionar los elaborados con harina blanca como panes, pastas, pizzas y en general, todos los productos de panadería. Lo ideal es excluirlos de tu alimentación, puedes comerte una pizza o un trozo de pan, pero no muy seguido y con moderación.

Si te gusta el picante,  te tenemos malas noticias, ya que los alimentos preparados con muchos condimentos como el chile, la pimienta negra, la nuez moscada, el ajo, la mostaza o el vinagre puede liberar ácidos en tu estómago provocando irritación e inflamación, haciéndote sentir gran pesadez y abultando el vientre.  

También se encuentran en este recuento, los edulcorantes artificiales que se encuentran en la elaboración de la mayoría de los dulces y galletas, provocando incluso diarreas.

El mismo efecto de distensión también suele causarlo el chicle o goma de mascar, ya que al masticar se traga aire y este se va directo al sistema digestivo provocando inflamación y malestar.

Por último,  y sabemos que a estas alturas has notado que casi todo lo consumes, se encuentran las bebidas alcohólicas, estas son las grandes productoras de gases en el organismo provocando inflamación. Así que lo más saludable es tomar agua.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here