En las noches el metabolismo es más lento, ya que el cuerpo se prepara para descansar. Durante la noche es cuando el metabolismo se ralentiza, aunque esto no significa que debes dejar de cenar para no engordar o dormir bien, se puede tener una comida balanceada que mantenga tu salud en orden y te de la mejor noche de sueño. Muchos especialistas aseguran que lo correcto es comer cada tres horas, para mantener el metabolismo activo durante todo el día y que puedan realizarse todas las actividades de la mejor forma posible.

Para esto es necesario ingerir alimentos más ligeros, que tengan menor valor calórico y sin grasas, para una fácil digestión, reduciendo la concentración de azúcares y sodio. En las noches especialmente se deben evitar los alimentos ricos en sustancias que puedan dificultar la digestión, como los alimentos procesados que engordan y no benefician tu salud. Aquellos alimentos ricos en proteína son la mejor alternativa, ya que estos tienen altas cantidades de triptofano. Puedes incorporar alguno de estos alimentos a tu cena y podrás ver todos los beneficios que le trae a tu cuerpo y a tu salud en general.

La carne blanca como el pavo o el pollo son recomendadas, así como el huevo y el pescado en numerosas variedades, además son muy fáciles de preparar en una gran variedad de platillos que se adaptan a todos los gustos. Para que sea efectiva su acción deben ser preparados de la forma más saludable posible, evitando frituras o grasas añadidas. Puedes incorporar algunas legumbres como la soja o alguno de los derivados. Los frutos secos son una buena alternativa para la cena, aunque debemos ingerir no más de 30 gramos. Al ser la cena nuestra última comida y por no acostarnos con el estómago vacío, debemos consumir alimentos que nos ayuden a tener un buen descanso pero que se adapte a las necesidades, diferentes a las del desayuno o almuerzo que deben estar llenas de energía para continuar con nuestro día.

Si incorporamos vegetales es recomendable que estén cocidos, aunque si comes una ensalada cruda no hay problemas, especialmente si la época de calor se acerca. También incluye una parte de grasas bajas como ya mencionamos con las carnes blancas. Una pequeña parte de la comida puede ser el pan integral, pasta, patata, plátano o arroz integral. Lo que debes evitar son alimentos ricos en azúcar, féculas o cereales ya que aportan mucha energía justo a la hora del descanso, lo que puede interrumpir el mismo. Las frutas cítricas no son recomendadas, ya que dificultan el descanso.

Si tenemos una comida nocturna poco saludable podemos ver efectos en nuestra salud tal y como lo es la retencion de liquidos, un aspecto apagado en el rostro, insomnio, falta de descanso y mucho cansancio al día siguiente, problemas hepáticos y mala digestión y a la larga puede llevarnos a sufrir de sobrepeso. Al momento de dormir, es cuando nuestro cuerpo descansa y permite que comience la regeneración de las células del organismo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here