Los alimentos energéticos son aquellos cuya función es incrementar y aportar más energía a nuestro organismo al consumirlos. Los alimentos que contienen carbohidratos son de los que más energía transmiten al cuerpo. Muchas veces nos sentimos cansados y con falta de vitalidad pero debemos presionarnos para seguir adelante y lograr todo lo que nos proponemos en el día, en este punto debemos prestar atención a nuestra alimentación. El tener un buen plan nutricional le devuelve a nuestro organismo la fuerza y energía que necesita para rendir al máximo en todas las actividades que vamos a realizar.

Cuando sientes que no puedes hacer nada, que siempre tienes pereza y que el cansancio es cada vez peor, lo más probable es que a tu cuerpo le esté faltando energías y nutrientes como el potasio, hierro y otros compuestos como las proteínas y azúcares. Con todos estos compuestos te sentirás bien internamente, y disponiendo de la fuerza necesaria para realizar las actividades diarias sin ningún tipo de problemas. Algunos alimentos que te ayudan con los niveles de energía puedes consumirlos y encontrarlos con facilidad, por lo que no tendrás problemas en introducirlos a tu dieta.

El plátano aporta enormes cantidades de potasio, encargado de ayudar a normalizar el balance de agua en el organismo, al mismo tiempo que fortalece los músculos. El potasio tiene un papel importante en muchas de las funciones vitales para aportar energía al cuerpo durante el día. Por lo general, cuando tenemos cansancio y fatiga puede ser por un déficit de este compuesto.

Los huevos son la mayor fuente de proteínas, con tan solo uno, puedes tener 30% de la dosis necesaria. Las proteínas son responsables del buen funcionamiento de la musculatura ya que transportan los nutrientes por la sangre siendo fundamentales para que el cuerpo se pueda reponer tras un esfuerzo. Los frutos secos son de los alimentos más energéticos que nos presenta la naturaleza. Estos aportan un alto contenido de ácidos grasos que el cuerpo no puede obtener por sí mismo, siendo una fuente de proteína que nos da fuerza. Aunque contienen más calorías que otros productos, surten efecto en el organismo de forma casi instantánea.

La avena tiene hierro, calcio, fósforo y lecitina y por ser un hidrato de carbono, tiene una digestión más lenta y aporta energía por un tiempo mayor. Se recomienda consumirla durante el desayuno para aprovechar al máximo sus propiedades. También ayuda a reducir el colesterol, aportando fibra y haciéndonos sentir satisfechos, manteniendo lejos el hambre y con esto podemos bajar de peso.

El ajo tiene una fibra llamada inulina, la cual te hace sentir satisfecho por más tiempo, además también ayuda en la absorción del hierro, jugando un factor importante para la prevención de la fatiga. Ayuda a reducir el colesterol y mejora la circulación sanguínea, aunque los expertos recomiendan su consumo crudo para aprovechar todas sus propiedades, ya que al cocinarse puede perder el 90% de las mismas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here