Los alimentos ricos en hidratos de carbono forman parte de la dieta, y aunque no cuentan con buena reputación, constituyen algunas de las fuentes más importantes de energía para el organismo.

Nuestro cuerpo convierte los carbohidratos en glucosa, y la glucosa es necesaria para aportar energía a las células, músculos, tejidos y órganos como el cerebro. La principal función de los hidratos de carbono o glúcidos es aportar energía para el buen funcionamiento del organismo, siendo un nutriente cuya combustión no deja tantos residuos en el cuerpo, en el que el cerebro y el sistema nervioso utilizan la glucosa para obtener energía, evitando la presencia de residuos tóxicos en las células nerviosas, como por ejemplo el amoniaco, resultante del metabolismo proteico.

La importancia de consumir hidratos de carbono en deportistas por ejemplo, es muy conocida por todos los involucrados en ese mundo, aunque muchas personas no lo aprovechan de la mejor forma posible. Este tipo de alimento es conocido comúnmente como glúcidos, sacáridos y carbohidratos, cuya función es suministrar energía que permita la realización de cualquier tipo de actividad física. El consumo del mismo debe realizarse controladamente, pudiendo ingerirse no sólo antes de una carrera o competencia, sino durante la misma para mantener todos los depósitos de glucógeno llenos.

Muchos corredores tienen la interrogante sobre la procedencia de los hidratos, cuestionando la importancia o efecto que estos tendrán, pero lo más importante es nutrir al organismo con aquellos alimentos ricos en glúcidos, sacáridos y carbohidratos con las cantidades necesarias.

Los carbohidratos se clasifican en tres tipos: los simples, los complejos y los que se encuentran en la fibra. Los carbohidratos simples son aquellos que contienen azúcares naturales tal como las frutas, las verduras y los lácteos. Los complejos son los que se encuentran en los vegetales y las legumbres además de los cereales ricos en almidón.

Así mismo se pueden encontrar en la fibra y nuestro organismo necesita de los tres tipos para funcionar equilibradamente. Los carbohidratos simples y complejos se convierten en el combustible de las células y en glucosa para un buen funcionamiento Por otra parte, los hidratos de carbono de la fibra no se descomponen y ayudan a sentirnos satisfechos a la hora de comer, así como a tener un buen funcionamiento del aparato digestivo. Al mismo tiempo, tenemos dos tipos de fibra, la soluble que puede reducir los niveles de colesterol mejorando el control de la glucosa en sangre, y la insoluble que ayuda a que el aparato digestivo tenga un buen funcionamiento.

Muchos alimentos contienen hidratos de carbono de uno o más tipos. Podemos encontrar los hidratos de carbono en las frutas y lácteos, así como en los alimentos que tienen azúcar agregada como las golosinas, pastelería, bebidas gaseosas, etc. Son alimentos calóricos pero pobres en nutrientes, por lo que se recomienda limitarlos. Algunos de los alimentos recomendados ricos en hidratos de carbono son aquellos que tienen alto contenido de fibra como las legumbres, papas, maíz, granos integrales, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here