Todos queremos una cabellera saludable, y no sólo lo que ponemos en nuestra cabellera cuenta, sino que importa la comida que consumimos. Al igual que en otras partes del cuerpo, un cabello vibrante viene a la par con una dieta equilibrada. Consumiendo de forma balanceada tus alimentos puedes tomar más tiempo en notar algunos cambios en tu cabello que en tu piel. Por ejemplo, con una semana de dieta, en algunas personas se producen brotes de acné o piel cetrina seca, así lo indican estudios determinados por dermatologos en la ciudad de Nueva York.

Según estos expertos, una mala alimentación y sus efectos en el cabello pueden tomar meses en aparecer. Existen otros factores que afectan el cabello y el estado del mismo, como por ejemplo el cigarro, los desequilibrios hormonales y el no dormir lo suficiente. Todo esto afecta la apariencia de tu cabello y el cómo te hace sentir. Algunos alimentos que son buenos para tu cuerpo y lo mantienen  sedoso, son los siguientes.

El salmón además de ser rico en proteínas y vitamina D, esenciales y claves para un cabello fuerte, contiene ácidos grasos omega 3, las verdaderas superestrellas ya que nuestro cuerpo no puede producir estos ácidos grasos necesarios para hacer crecer el cabello. Alrededor de 3% del cabello está compuesto por estos ácidos grasos, además de encontrarse también en las membranas celulares de la piel del cuero cabelludo. Para que sus efectos sean notorios, puedes incluir también el arenque, las sardinas, la trucha y la caballa, así como las semillas de calabaza y el aguacate.

Las nueces tienen cantidades significativas de ácidos grasos omega 3 al mismo tiempo que son ricas en biotina y vitamina E, la que ayuda a proteger las células contra el daño del ADN. Todo esto es importante debido al daño que produce el sol en nuestro cabello. La deficiencia de biotina en el cuerpo, puede llevar a la pérdida del cabello. Las nueces también tienen cobre, un mineral que mantiene el color natural del cabello.

Las ostras son ricas en zinc, cuyo déficit puede conducir a la pérdida del cabello, incluso en las pestañas, al igual que a un cuero cabelludo escamoso y seco. Con tres onzas de ostras, estarás obteniendo 493% de la necesidad diaria de zinc. También se puede conseguir un poco de zinc a través de panes de grano entero y cereales fortificados, pero las otras suben los niveles de manera inmediata. Nuestro cabello es un 97% proteína, por lo que sin suficiente proteína el cuerpo no podrá reemplazar los cabellos que se caen naturalmente todos los días.

Las patatas dulces son una excelente fuente de beta-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A y ninguna célula del cuerpo puede funcionar sin suficiente vitamina A. Esto también ayuda a proteger y producir los aceites que mantienen el cuero cabelludo hidratado. Otras opciones pueden ser la zanahoria, melón, mango, calabaza y albaricoques, ricas fuentes de beta-caroteno. Los huevos son una gran fuente de proteínas, ya que contienen cuatro minerales esenciales como el selenio, azufre, zinc y hierro, lo que ayuda a las células a transportar el oxígeno a los folículos manteniendo nuestro cabello vibrante y sano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here