La anemia es una condición donde se encuentran pocos glóbulos rojos en el organismo y ellos son los encargados del transporte de oxígeno a los tejidos del cuerpo, por lo que su déficit da pie a síntomas como dolor en el pecho, fatiga, tez pálida, mareos, manos y pies siempre fríos, y el deterioro cognitivo, etc. Para evitar estos síntomas y afecciones se recomienda mantener una dieta saludable y rica en algunos alimentos específicos que ayuden a mejorar y posteriormente prevenir todos los síntomas producidos por la anemia. Si se quiere corregir la deficiencia de hierro completamente, junto a sus síntomas, se deben tomar suplementos de hierro con vitamina C, que aumenta la absorción del mismo.

La vitamina C es la encargada de aumentar la absorción de hierro en el torrente sanguíneo, y es la que se encuentra en muchas frutas como los cítricos, acerola, fresas, brócoli, kiwi, espinacas, pimientos, etc. También la podemos encontrar en los zumos de algunas frutas como lo son la naranja, la manzana, piña, uva y mango. Con tantas recetas disponibles podemos hacer un batido que contenga todas estas fuentes de hierro y vitamina C. Se debe recalcar que estos zumos no deben llevar azúcar.

La anemia también se puede presentar por una deficiencia de vitamina B12, por lo que se debe incluir alimentos que la contengan en la dieta; entre ellos, las almejas, pescados azules, vísceras animales y otros alimentos que tienen menor cantidad como las carnes, huevos, leche y cereales fortificantes, estos contienen entre 25 y 30% de vitamina B12. Si se presenta este tipo de anemia perniciosa, estaremos ante la incapacidad de absorber dicha vitamina.

Cuando no existe suficiente hierro en el cuerpo, estamos frente a una anemia por deficiencia del mismo, por lo que el cuerpo no produce las cantidades necesarias de hemoglobina para transportar el oxígeno y otros nutrientes a los tejidos. Al consumir alimentos ricos en hierro estaremos evitando este tipo de anemia y entre estos alimentos podemos mencionar las carnes rojas, hígado, cereales, frutos secos desecados y muchos vegetales de hoja verde como la col rizada, legumbres, espinacas, frutos secos y patatas. Algunos de los alimentos más recomendados y consumidos por quienes sufren estas afecciones son los siguientes.

Los alimentos de origen animal son la mayor fuente alimenticia de hierro, además de contener hierro “hemo”, el cual se absorbe un 30% más que los alimentos de origen vegetal, aquí se recomiendan las carnes rojas, patés, hígado, mariscos, pescado azul, etc. Incluyendo la avena con la que podemos aportar hasta 4,5 mg de hierro por cada dos cucharadas. En casos de anemia se recomienda la harina de avena fortificada, ya que tiene vitaminas del grupo B como extra.

El maní puede satisfacer las necesidades diarias de hierro, por lo que muchos recomiendan el consumo de un puñado diario. Los huevos no pueden faltar en dicha alimentación si se está lidiando con anemia, ya que un sólo huevo puede aportar 1 mg de hierro. Al incluirlo de forma frecuente tendremos un suministro generoso de nutrientes.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here