Plaquetas, componente importante en el correcto funcionamiento del organismo

Nuestro cuerpo es una máquina perfecta de funcionamiento, en el que todas las sustancias que posee se encuentran perfectamente equilibradas y en balance para que todo marche adecuadamente. En cuanto a las plaquetas, estas cumplen una función esencial, por lo que si su conteo regular se ve desmejorado, hay que acudir pronto al médico ya que puede ser evidencia de alguna enfermedad potencial.

También llamadas trombocitos, son esenciales en nuestro correcto funcionamiento ya que son parte esencial del proceso de coagulación de la sangre y de encontrarse bajas pueden ocasionar hemorragias internas. Al acudir al médico, éste indicará exámenes y una dieta adecuada, además de medicinas que ayuden a estabilizar dicho conteo.

Cuando asistimos a una consulta de medicina general con el fin de saber cómo nos encontramos, uno de los valores importantes que nos sugieren examinar es la cantidad de plaquetas que nuestro cuerpo está generando, se estima que lo normal es que no sean menor a 140.000/ml.

Alimentos que ayudan a mejorar el conteo de plaquetas

Las frutas suelen ser el elemento clave a la hora de incrementar el conteo de plaquetas, ya que contienen gran cantidad de vitamina C, las fresas, naranjas, el kiwi, guayabas, mandarinas. Y en especial el agua de coco pues ayuda a fortalecer el sistema inmune y fomentar una rápida recuperación plaquetaria pues contiene vitamina A y C, calcio, potasio y hierro consumirla es una nutritiva alternativa cuando el agua natural aburre.

Por su parte,  las verduras como la espinaca, remolacha  apio, zanahorias y los pimientos rojos también resultan de gran aliados para la salud. Los lácteos y los huevos resultan de gran soporte alimenticio bajo la carencia de trombocitos pues contienen una excelente cantidad de hierro. Los frutos secos aportan proteínas y vitaminas que ayudan a incrementar la inmunidad, las almendras, nueces, cacahuetes, macedonias,  entre otros.

Las carnes magras como la ternera, pavo, pollo y pescados incrementan la producción de plaquetas debido a su contenido de Zinc y vitamina B12.

Plaquetas bajas

Un conteo irregular de las mismas también denominadas trombocitos, podría indicarnos algunas afecciones en nuestra salud pues su función en nuestro cuerpo es de vital importancia debido a que combaten las inflamaciones, cierran las heridas y evitan posibles infecciones.

Cuando la cantidad de plaquetas se encuentra por debajo de los valores requeridos, podríamos afrontar algún tipo de enfermedad y estar indefensos ante ello.  

¿Cómo saber si están bajas las plaquetas?

El origen de un conteo bajo en las plaquetas puede deberse a distintos factores como alguna enfermedad del bazo, dengue, anemia hemolítica,  leucemia, deficiencia de vitamina K o luego de la aplicación de una quimioterapia.

Siendo cual fuere la situación, es de vital importancia estar al tanto de la misma, para buscar una solución que equilibre el conteo de las plaquetas.

Síntomas

Un conteo irregular de plaquetas podría dar origen a cansancio en el cuerpo,  debilidad, dermatitis, fatiga, hematomas sin razón aparente, algunos sangrados nasales y definitivamente el conteo por debajo lo requerido.  

¿Cuál es el valor adecuado de plaquetas en el organismo?

Siendo una de las células con mayor presencia en nuestra sangre, esta debe encontrarse entre ciento cincuenta y cuatrocientos cincuenta células por cada mililitros de sangre.

Durante el embarazo estos valores podrían modificarse y bajar un poco, sobretodo si son a temprana edad, algunas alergia a ciertos alimentos, entre otros.  

Alimentos que bajan las plaquetas

Si tus plaquetas no tienen una cantidad normal, además del tratamiento médico,  debes excluir de tu alimentación la piña, el ajo y la cebolla, pues contienen sustancias que oxidan y rompen las  células, así como los alimentos que contienen omega 3 ya que no ayudan a que se recuperen los trombocitos.

Alimentos que ayudan a subir las plaquetas

Es necesario consumir alimentos que contengan vitamina A, al igual que las del grupo B, C, D, E y K, es decir ricos en hierro. Pero para hacerlo más simple, en tu alimentación debes incluir estos alimentos claves: hígado y carnes rojas,  frutas como limón, guayaba, fresa, naranjas, kiwi, lima, pimiento, remolacha, apio, canónigos, y agua de coco, macedonias, espinacas y lentejas.

Las frutas y verduras se pueden consumir en ensaladas o crudas, pero también en jugos, sopas, purés o caldos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here