La vitamina B es el complejo vitamínico que está conformado por 8 tipos diferentes de ella: la vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9 y B12. Todo este conjunto favorece el metabolismo y ayudan a un correcto funcionamiento del organismo. Todas las vitaminas dentro de este grupo, se pueden ingerir a través de alimentos, los cuales nos aportan un incremento de energía, crecimiento, desarrollo adecuado y división celular, mejorando la producción de enzimas, hormonas y proteínas requeridas para el metabolismo, mejorando la salud del corazón y la presión arterial, y todo esto al mismo tiempo aumenta las defensas.

 

Gracias a todos estos beneficios, es necesario que la empieces a incorporar a tu dieta a través de alimentos que la contengan y que ayuden a funcionar tu cuerpo de la mejor manera posible. Según estudios, el cuerpo necesita entre 3 y 18 mg diarios del grupo de vitamina B. Estas trabajan a nivel celular y ayudan a promover la salud del cabello, ojos, piel, hígado y nervios. También se ha demostrado que ayudan en la prevención de accidentes cerebrovasculares y algunas enfermedades del corazón, reduciendo la homocisteína en la sangre.

 

A continuación detallaremos un poco más los beneficios de cada vitamina del grupo B.

 

La vitamina B1 es conocida también como tiamina, es fundamental para el sistema circulatorio y nervioso. Dentro de los alimentos ricos en esta vitamina encontramos la carne de cerdo, los huevos, el hígado, algunos mariscos y pescados, semillas, mantequilla, frutos secos, patatas, coliflor, champiñones, naranja, etc. La vitamina B2 o riboflavina es la que interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso, ayudando en la creación de enzimas, indispensables para la liberación de la energía producida por los carbohidratos, grasas y proteínas. De los alimentos ricos de este grupo, encontramos los productos lácteos, la carne de ternera, el cerdo, el cordero, las vísceras, espinacas, pescados, hígado, germen de trigo, cereales integrales, aguacate y espárragos.

La vitamina B3 o niacina disminuye el colesterol y los triglicéridos, mejorando la circulación sanguínea. La mayor fuente de esta vitamina se encuentra en el hígado y riñones, pescados como el atún, productos lácteos, carnes rojas, huevos, brócoli, espárragos, plátano, cereales integrales, tomates, legumbres, nueces, etc. Con esta vitamina se debe tener cuidado ya que en exceso puede traer sequedad en la piel y enfermedades digestivas. La vitamina B5 o ácido pantoténico se debe incluir en la dieta por sus beneficios en los procesos celulares, así como la eliminación de grasas e hidratos de carbono del organismo. Ella la encontramos en el hígado de pollo, queso, caviar, yema de huevo, salvado de trigo, productos lácteos, aguacate, fresas, brócoli, frutos secos, coliflor, maíz, legumbres, etc.

 

La vitamina B6 o piridoxina es necesaria para ayudar en el metabolismo de las células rojas de la sangre, mejorando el funcionamiento del sistema inmunológico y nervioso. El salvado de trigo, arroz, atún de aleta amarilla, solomillo de cerdo, pechuga de pollo, hígado de pavo, ajo en polvo, albahaca, frutos secos, patatas, garbanzos, espinacas, plátano, aguacate, soja, entre otros son los que tienen mayor cantidad de esta vitamina. Estas solo son algunas de las vitaminas que conforman el grupo B y los alimentos en los que la podemos encontrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here